Santa Maradona es el Trainspotting italiano.

★★★★☆ Muy Buena

Santa Maradona

Es curioso que esta película me hubiera pasado desapercibida hasta ahora. Tras haber recibido una serie innumerable de recomendaciones sobre ella algo, posiblemente su título, había conseguido que sintiera un escaso interés por descubrir lo que en realidad representa. Y es que Santa Maradona es el Trainspotting italiano.

Puede resultar duro de digerir pero por cercanía en el tiempo, la temática, el tratamiento e incluso los planos y el montaje sería imposible no notar que Marco Ponti debió devorar la obra de Danny Boyle para llega a escribir y dirigir su opera prima. Y a pesar de que les separan algo menos de diez años las preocupaciones que asaltan a sus protagonistas son las mismas aunque en su versión italianizada sean más realistas que en el ya clásico film inglés.

Dos amigos que comparten piso hablan de su vida, sus preocupaciones, el trabajo, el amor y demás mundanas preocupaciones junto con su amiga indo-napolitana que enfrenta la cultura de su país a la italiana de acogida. Andrea tiene 27 años, una licenciatura y un traje que pasea por las calles para poder encontrar un trabajo decente por infinidad de surrealistas entrevistas de trabajo. Su compañero Bart vive prácticamente en el sofá y le asesora desde esa posición sobre las materias más inverosímiles con una inteligencia y mala uva descomunales. Cuando Andrea conoce a Dolores, la mujer de sus sueños, las cosas cambian poco, al menos al principio y se incluye en las rutinas del grupo con sus conversaciones en el fútbol y sus paseos por la ciudad hasta que la vida empieza a hacerle quiebros a Andrea.

Una impecable banda sonora con Mano Negra, Subsónica, y los clásicos (Mozart, Bizet…) acompaña las aventuras siempre en tono irónico de estos dos reflejos de la sociedad actual con un humor trepidante y unas situaciones que no por surrealistas dejan de ser la mar de entretenidas. Y para los que duden, fútbol poco, prácticamente concentrado en los títulos de crédito, dedicados al argentino, y en un par de chistes fácilmente comprensibles incluso para los menos amantes del deporte rey.

Lo mejor: Conversaciones delirantes y mucha caradura.
Lo peor: Cuando la combinación de planos, música y montaje recuerdan en exceso a Boyle.
publicado por Ana Belén Pacheco el 5 septiembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.