Buena película que, no obstante, se queda a medio gas, sobretodo pensando en las posibilidades de la trama y quién está en el guión y detrás de la cámara.

★★★☆☆ Buena

Vicky Cristina Barcelona

La peli empieza con la llegada a Barcelona de dos jóvenes amigas americanas de buen ver, una rubia y una morena (como en las pelis de antaño) dispuestas a pasar un verano (aunque en la película parece como si se quedaran varios años) en la capital catalana, la primera para estudiar a Gaudí y la cultura del lugar y la segunda, básicamente, para ver mundo. Las dos protas tienen personalidades marcadamente opuestas entre sí, siendo una más prudente y conservadora, mientras que la otra es más abierta y alocada. No obstante, a pesar de sus diferencias, las dos guardan una terrible similitud, ambas están muertas de miedo (solo que, como suele pasar con estas cosas, ellas todavía no se han dado cuenta), la morena por perder lo que tiene y rubia por no encontrar lo que quiere. En estas estamos cuando, al poco de instalarse en casa de unos amigos de la familia de una de ellas, conocen a un pintor español, algo bohemio (y soñador) y con los huevos de oro, que les ofrece irse con él a pasar un fin de semana a Oviedo (recordemos que Woody Allen recogió no hace demasiado el "Príncipe de Asturias" y supongo yo que algo debió influir). Este será el punto de partida de un juego de seducción y enredos, que dará para mucho, a lo que se sumará una ex pareja, tirando a problemática, del pintor.

Película escrita y dirigida por un tal Woody Allen, un señor que lleva tanto tiempo siendo uno de los más grandes en esto de hacer películas, que ponernos ahora a repasar sus logros en la industria sería tan estúpido como innecesario (páginas habrá que se dediquen a ello mucho mejor y más extensamente de lo que podríamos hacerlo nosotros aquí). Lo que está claro, es que el hombre sigue empeñado en regalarnos una película por año, a pesar de que, lamentablemente, sus últimos trabajos no estén a la altura de lo que se espera de él (más por ser quien es que otra cosa), aunque en ocasiones suene la flauta (y lo haga de maravilla) como ya ocurriera con Match Point (para un servidor su mejor trabajo, de largo, de los últimos diez años).

Pasemos a los actores de la peli. Las dos amigas americanas, están interpretadas por Rebecca Hall (la morena, de corta filmografía donde apenas destaca El truco final: El prestigio, pero de prometedora carrera) y Scarlett Johansson (ese cañón de mujer que lleva haciendo pelis desde que era una cría y que se destapó hace unos años con Lost in Translation, encadenando desde entonces títulos a mansalva, entre los que destacan dos películas más, bajo la batuta del maestro Woody Allen: la ya citada Match Point y Scoop). A ellas dos se les suman Javier Bardem como el pintor encargado de seducirlas (otro que tiene una carrera extensa como para aburrir, ganador de un Oscar y que ya a tanteado, un poco de refilón, el cine de Hollywood) y Penélope Cruz, como la novia despechada (y otra más que no ha hecho pelis ni nada, con una nominación a los Oscar en su haber, que se fue a hacer las Américas, aunque los resultados no fueron, precisamente, como para tirar cohetes, ni mucho menos, siendo más popular por su colección de rollos/ligues/novietes que por sus trabajos).

¡Ella tiene poder, ella tiene poder, Scarlett Johansson es poderosa, Scarlett Johansson tiene poder! Y eso a pesar de que no es que esté especialmente inspirada en esta película, pasándose toda la primera mitad de la cinta mamando vino como una loca, tocándose el pelo y balbuceando. Aunque tampoco sería enteramente culpa suya, porque lo cierto es que su papel es el menos agradecido de la peli (vamos, directamente que es una patada), no así como el que le regala Woody a Penélope Cruz, sin duda alguna de lo mejor de la película (que si Penélope es de lo mejor de la peli ya significa que algo no acaba de ir del todo bien). Y ya que estamos en este plan de rajar, decir que la estética general de la peli no me acabó de convencer demasiado (me parecía que estaba viendo un anuncio de "Salteado de Findus Dieta Mediterranea, que solo les faltaba sacarse la parrilla y hacerse allí unas verduritas), intentando pintarlo todo tan mediterraneo que quedaba postizo, y que la banda sonora es francamente lamentable (no me refiero al tema central que ni me va ni me viene), pareciendo como si Woody Allen se hubiera ido a un todo a cien, se hubiera agenciado un cd barato de esos de flamenco Chill Out y lo hubiera puesto durante todo el metraje a todo trapo, sin demasiado rigor (por no decir que ninguno). Que no digo yo que en Estados Unidos la cosa funcione, pero la verdad es que viéndolo desde aquí la cosa es bastante absurda (incluyendo la elección de que suene de acompañamiento una típica canción navideña catalana en el caluroso verano de Oviedo).

Pero a pesar de todo, tampoco les voy a dejar la película por los suelos (mucho me temo que hoy no voy a contentar ni a los que la defienden ni a los que la atacan) porque, a la hora de la verdad, lo cierto es que la película me tuvo bastante entretenido durante buena parte de la peli, especialmente con un más que prometedor arranque, una interesante primera media hora, la entrada/ciclón de Penélope Cruz justo cuando la película empezaba a decaer alarmantemente y un más que correcto final. Súmenle a esto una Barcelona fantástica que funciona como un perfecto decorado para la trama, y que probablemente reciba un gran número de turistas americanos el verano que viene con ganas de vivir una apasionante historia de amor (aunque alguien debería aclararles que si fotografían a prostitutas por la calle, como hace el personaje de Scarlett Johansson, mucho me temo que en lugar de sonreirles y saludarles con la mano van a recibir una puñalada de su chulo). A pesar de todo, uno se queda con la sensación de que la película podría haber dado bastante más de si, quedándose a medio gas en muchos aspectos y soseando un poco en su global. Para entendernos, para que la película funcionara como debiera, tendría que haber sido como el personaje de Javier Bardem, pero en general nos recuerda más al personaje del prometido de Vicky.

Resumiendo: Buena película que, no obstante, se queda a medio gas, sobretodo pensando en las posibilidades de la trama y quién está en el guión y detrás de la cámara.

publicado por Jefe Dreyfus el 3 octubre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.