Un argumento divertido de principio a fin, enredo caótico que ofrece un mural de personajes interpretados de forma magistral por todo el reparto.

★★★★☆ Muy Buena

Quemar después de leer

Se puede diferenciar dos constantes dentro del cine de los COEN, por un lado la parte seria próxima a los clásicos del cine negro donde los personajes de mueven dentro de canones oscuros que van desde la traición al asesinato por fines económicos. Muerte entre las flores o la multi premiada no es país para viejos son ejemplos palpables del ejercicio cinematográfico más visceral de los hermanos.

Por otra parte nadie como ellos para plasmar con su peculiar estilo humorístico la idiotez humana. Crueldad intolerable u o BROTER forman la colección dentro de ese díctico paródico llevado a extremos altamente esperpénticos, con ayuda de actores que siempre les son fieles. GEORGE CLOONEY ya protagonizó esas comedias aquí nombradas, FRANCES MCDORNAD se llevó el oscar por FARGO (Para el que escribe es sin duda el mejor filme de los coen.) BRAD PITT y TILDA SWINTON vuelven a reunirse con CLOONEY tras la saga ocean en caso de PITT y CLAYTON en caso de tilda. Añadiéndose el protagonista de las amistades peligrosas JOHN MALKOVICH.

En esta ocasión la victima de la ironía recae sobre los servicios de inteligencia, un tema muy serio tratado de forma endiablada pero no por ello con tintes dramáticos. Un argumento divertido de principio a fin, enredo caótico que ofrece un mural de personajes interpretados de forma magistral por todo el reparto.

Los Coen son la prueba viviente de que dos cabezas pensantes son mejor que una, y ponen todo su ingenio para conseguir una obra que por una parte podría ser considerada como “menor” dentro de su imponente filmografía, pero por otra parte hace gala de un pegadizo y excelente sentido del humor. Aunque la mayoría de sucesos con los que nos vamos encontrando a medida que avanza la trama entren dentro de la categoría de “tontería”, no por ello el conjunto queda desprovisto de mensaje. ‘Quemar después de leer’ nos habla de cómo la paranoia hacia el “enemigo invisible” ha acabado idiotizando la sociedad hasta límites insospechados. Pero eso sí, habla de ello de una manera nada cargante y lo más desenfadadamente posible. Tanto que a veces se podría pensar que la historia se reduce a un encadenamiento de gags a ratos no tan bien hilado como sería de esperar. No obstante, ahí radica el encanto de la cinta.

Estos dos genios del cine lo han logrado de nuevo. Han vuelto a coger un granito de arena y con él han creado una montaña. En ‘El gran Lebowski’ por ejemplo el granito fue una alfombra manchada de orina. Aquí el detonante es un CD repleto de banales recuerdos. Esta es la grandeza de estos hermanos nacidos en Minnesota, que nunca sabes por dónde te van a sorprender. Al final, antes de que se cierre el telón, los idiotas se preguntan si han aprendido algo de la experiencia. Puede que ellos no lo hayan hecho, pero nosotros sí logramos extraer una importante conclusión: aunque parezca que lo hagan sin querer, los Coen están en estado gracia.
Lo mejor: Todo el reparto, el mensaje del conjunto.
Lo peor: Ciertos GAGS metidos con calzador.
publicado por Andrés Pons el 14 octubre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.