Buena comedia con un arranque genial y un buen tramo final, pero que flojea en exceso durante la mitad de la película.

★★★☆☆ Buena

Tropic thunder

Tropic Thunder ¡Una guerra muy perra! (lo del subtítulo es tirando a triste, aunque todavía hubiera sido peor si le hubieran puesto "una guerra por pelotas" o algo por el estilo que, últimamente, parece estar tan de moda por estos lares)…

En mitad de alguna jungla en el culo del mundo un equipo de filmación intenta relanzar la carrera de sus tres estrellas protagonistas con una película de la guerra de Vietnam a la vieja usanza. Dichas estrellas son Zoolander, actor de acción venido a menos, terriblemente encasillado, que sobrevive empalmando secuelas de su película más conocida, alargándola hasta la saciedad; Iron Man, actor de método empeñado en coleccionar Oscars, capaz, incluso, de pigmentarse la piel para meterse en el pellejo de un personaje de color; y Super Nacho, estrella cómica, especialista en interpretar varios papeles en sus películas y cuyo mayor recurso para forzar la carcajada al espectador son los pedos (¿alguien más está pensando en Eddie Murphy?). La cosa se complicará cuando al director, un chaval al que nadie parece hacer demasiado caso en nada y superado por las circunstancias y el ego de sus estrellas, se le ocurrirá la descabellada idea de intentar salvar su película, a la que le peligra la financiación, metiendo a los tres protas en medio de la selva, sin ayuda, y grabarlos sin que ellos se den cuenta, para lograr el mayor realismo posible y reducir gastos. ¿He dicho que la cosa se complica? Pfff, pues eso no es nada comparado con la que se les vendrá encima cuando se crucen en el camino de un grupo de narcotraficantes armados hasta los dientes que no dudarán en defender su territorio y su negocio.

Ben Stiller, uno de los actores cómicos más populares del momento (y que mantiene su estatus desde que protagonizara Algo pasa con Mary, allá por el año 1998), es el director y prota absoluto de la película. Su faceta como actor es más que pública y conocida por todo Dios, y como director a firmado tres películas hasta la que hoy nos toca: Reality Bites (una especie de himno generacional a mayor gloria de Winona Ryder), Un loco a domicilio (película recordada por ser un sonoro fracaso y que casi se carga su carrera y la de todos lo que participaron en ella) y Zoolander (una burla al mundo de la moda, que, incomprensiblemente para un servidor, se ha convertido en una especie de película de culto entre ciertos sectores). Ben Stiller nunca ha sido santo de mi devoción, ni mucho menos, a pesar de reconocer que, últimamente, le estoy cogiendo un poco más el punto (es que antes lo detestaba bastante) y empiezo a diferenciar más claramente los tres tipos de películas en las que acostumbra a participar: las de hacer caja (entre la sal gruesa y las comedias familiares, según quien pague), las de los coleguitas (el hombre tiene un buen número de amiguetes en la industria a los que no suele dudar en dar apoyo) y en las que se implica más que limitándose a actuar y cobrar el cheque (y que a veces, muy de vez en cuando, nos deparan agradables sorpresas).

Aparte de Ben Stiller, en la peli encontramos un buen puñado de caras conocidas: Robert Downey Jr, actor que empezó en el cine con ese gran clásico del séptimo arte llamado La mujer explosiva y que experimento un vertiginoso ascenso hasta que, vaya por Dios, lo encadenó con una vertiginosa caída en picado, de la que intentó salir en varias ocasiones y que, parece ser que, definitivamente, lo está consiguiendo con buenos papeles y resultados de taquilla; Jack Black, otro actor cómico reputado que ya había trabajado con Ben Stiller en Un loco a domicilio, Envidia y Tenacius D: Dando la nota; Nick Nolte, que interpreta al autor del libro en el que se basa la película; Tom Cruise, ocultado debajo de una barriga y una calva falsas, que encarna a un productor con una loable facilidad para el insulto y lo soez; Matthew McConaughey, el ex de nuestra Pe, que es el manager y amigo de la estrella de la peli, cuya mayor preocupación es encargarse de que no le falte de nada; y cameos varios como los de Tobey Maguire (divertidísimo), Jennifer Love Hewitt, Jon Voight, Jason Bateman, Alicia Silverstone o Tyra Banks. Ahí es nada.

La peli empieza demoledora, con tres trailers falsos (¿Tarantino y Rodriguez han creado escuela?) tan divertidos como efectivos, porque simplemente con eso ya pone al espectador en situación e, incluso antes de empezar la película propiamente, ya conocemos a los tres protagonistas, que tipo de actores son y de que pie cojean. Luego ya empieza la peli y el arranque sigue estando genial, con un nivel muy alto, tanto en humor (me encanta Robert Downey Jr. moqueando) como técnicamente (realmente es muy complicado encontrar una comedia, hoy en día, en la que los productores estén dispuestos a gastarse pasta más allá del salario de sus estrellas y ésta, por suerte, lo es, con escenas verdaderamente curradas). Lo que pasa es que el problema ya te lo ves venir de lejos, y no puedes evitar preguntarte: ¿conseguirán mantener este nivel durante toda la puta película? Y la respuesta llega pasada la primera media hora. No. No obstante el bajón no es tan acentuado como para mandar la película al garete y resulta entretenida, con algún buen gag de por medio que consigue pillarte por sorpresa y, ya hacia el final, logra remontar algunos puntos consiguiendo, en general, dejar un buen sabor de boca. Además, como suele pasar con algunas películas que tratan el tema de cine dentro de cine, la peli se burla acidamente de la industria de Hollywood, por no hablar de las innumerables parodias y referencias hacia películas clásicas sobre la guerra de Vietnam.

Resumiendo: Buena comedia con un arranque genial y un buen tramo final, pero que flojea en exceso durante la mitad de la película.

Lo mejor: El arranque
Lo peor: Baja demasiado en su tramo medio
publicado por Jefe Dreyfus el 13 noviembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.