Juan Carlos Fresnadillo ha brindado una secuela muy superior en todos los aspectos cinematográficos posibles, desde una impecable narración, pasando por una excelente dirección y contando con unos aspectos técnicos sumamente interesantes.

★★★★☆ Muy Buena

28 semanas después

Allá por el 2002, Danny Boyle nos traía a la pantalla grande una interesante propuesta titulada “28 días después” (“28 Days Later”), cinta que además de poseer un par de escenas para el recuerdo absoluto, entre las cuales figuran la impactante imagen de una Londres totalmente desolada, cumplía con el rol de entretenimiento que todo filme intenta como premisa. Si bien la película no era una joya ni mucho menos y por cierto el ritmo y la calidad de la misma decaía de manera muy notoria durante su segunda parte, en líneas generales se trató de un decente producto cinematográfico. Cinco años después, el realizador español Juan Carlos Fresnadillo, quien tiene en su haber la aclamada cinta “Intacto” del año 2001, nos trae esta impecable secuela, poseedora de unos excelentes rubros técnicos y narrativos como hacía rato no veía en este tipo de producciones.

La película nos relata el desastre que produce un tremendo virus en Gran Bretaña, arrasando todo a su paso. Seis meses después de dicho suceso, con la infección superada, los sobrevivientes del virus se disponen a volver a sus hogares, bajo la estricta vigilancia de varias de las zonas por parte del ejército de la OTAN. Todo marchará bien en un comienzo, pero un trágico suceso, pondrá en riesgo nuevamente la estabilidad de toda la región.

El guión de la cinta corrió tanto por cuenta de Juan Carlos Fresnadillo, como de Rowan Joffe, Enrique Lopez Lavigne y Jesús Olmo. Aquí el libreto de la cinta se mueve por lineamientos simples pero a decir verdad bastante efectivos. Entonces, tendremos una ciudad devastada por un incontrolable virus, el cual por alguna u otra razón volverá a aparecer y a atormentar a los protagonistas de la cinta de la forma más letal y terrorífica posible. Pero a su vez, a la aparentemente excesiva simpleza del libreto, tendremos que agregarle un par de elementos que sin lugar a dudas elevan a esta cinta por encima de la media del género de zombies – infectados. Ejemplo de esto, es la excelente subtrama que se generará a partir del comportamiento del ejército una vez que la situación se descontrole a niveles insospechados y las órdenes no sean tan sencillas de cumplir como lo eran en un principio, en dónde hasta los propios soldados bromeaban sobre cuales eran sus roles dentro de la situación. Otro de los puntos fuertes del guión, es sin lugar a dudas la tensión que se generará en todo momento, ya que el libreto no da muchos momentos de respiro al espectador y la amenaza puede encontrarse y de hecho se encuentra en cualquier momento del filme.

Juan Carlos Fresnadillo ha dirigido la película de una forma impecable, sobre todo en lo que respecta al manejo de la tensión constante que la cinta transmite y en los tremendos rubros técnicos del filme. En esto último quiero detenerme un rato, ya que es excelente la manera en que la cinta está rodada, con unos efectos especiales de impecable calidad, incluyendo panorámicas magníficas de bombardeos, tremendas balaceras donde la sangre corre de una forma angustiante y hasta una persecución automovilística extraordinaria casi sobre la finalización del filme. Pero no todo es color de rosa, y si bien me declaro bastante fan del uso de la cámara en mano (recurso que cae ideal para este tipo de producciones), debo aclarar que el uso que se le da a la misma en esta cinta termina siendo demasiado excesivo, al límite de llegar a cansar en muchas ocasiones. Creo que ésta técnica es bastante eficaz cuando los infectados atacan a sus víctimas por el hecho de darle mayor realismo a la escena, pero vale aclarar que al ser su uso demasiado reiterativo termina siendo un arma de doble filo.

No hay mucho que decir acerca de las actuaciones, ya que en general el reparto ha estado muy correcto, comenzando por un impecable Robert Carlyle, seguido por un más que correcto Jeremy Renner, en el papel de un miembro del ejército inglés, al que la conciencia le jugará una mala pasada.

En conclusión, Juan Carlos Fresnadillo ha brindado una secuela muy superior en todos los aspectos cinematográficos posibles, desde una impecable narración, pasando por una excelente dirección y contando con unos aspectos técnicos sumamente interesantes. Una grata sorpresa me he llevado con esta cinta, de lo mejor que he visto en los últimos tiempos en este género.

Lo mejor: Los impecables rubros técnicos y su excelente ritmo, muy tensionante, por cierto.
Lo peor: Demasiada Steadycam puede cansar en algunos momentos.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 18 diciembre, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.