Desde Cassandra´s Dream Woody Allen rompe con esa comedia limpia que lo caracterizo durante tantos años y ahora aquí en Vicky Cristina Barcelona nos ofrece un drama acido en donde dos culturas chocan y terminan por despedazarse.

★★★★☆ Muy Buena

Vicky Cristina Barcelona

 

Desde Cassandra´s Dream Woody Allen rompe con esa comedia limpia que lo caracterizo durante tantos años y ahora aquí en Vicky Cristina Barcelona nos ofrece un drama acido (sin dejar a un lado ciertos momentos de comedia inteligente) en donde dos culturas chocan y se despedazan. Hace unos años Allen dijo en una entrevista –“No dejare de sorprenderlos hasta el día que me muera”- Lo cierto es que aunque aquí se aleja de su sello particular, nos sorprende con uno de sus mejores films, sobre todo por la libertad con la que la realizo sin desprenderse de los elementos que más le agradan e interesan, pero sobre todo experimentar en otros terrenos sin tener que estar encadenado por siempre a lo que nos tiene acostumbrados. La historia nos cuenta maravillosamente el choque entre la cultura española y la estadounidense, mostrando una realidad exagerada sobre la decadencia de la norteamericana y la libertad sexual y el romanticismo moderno de Europa.

 

Por un lado tenemos a una España idealizada por Allen, en donde a través de su peculiar visión nos muestra un espacio de esplendor, pasión y arte, por otro lado el colapso y adormecimiento de Estados Unidos (razón por la cual creo que salio huyendo de su país, atraído por la cultura Europea). Aunque muchos lo niegan dentro de Vicky Cristina Barcelona podemos encontrar elementos claves de la psicología de sus personajes, la complejidad de ellos y la invitación a la reflexión sobre los valores actuales. Javier Bardem correcto y desenvuelto con naturalidad, una Rebeca Hall interpretando su papel de manera sublime, una Scarlett Johanson que sin sobresalir adorna la pantalla con su extraña belleza y por supuesto una excelente Penélope Cruz (que espero este año gane el Oscar) que cada día es más bella y nos ofrece mejores personajes. En este desborda pasión y locura en cada suspiro y en cada dialogo.

 

En cuestiones cinematográficas, Woody Allen vuelve a sorprender con su genialidad y su técnica. La fotografía en tonos ocres acompañada de los lugares más bellos de Barcelona y Oviedo logra capturar la esencia del verano y uniéndose a la música catalana terminan de formar un film redondo y exquisito. Aquí termina de cocinarse este cambio anhelado del director neoyorquino, para algunos podrá ser la evolución de su búsqueda freudiana, para otros una caída dentro de su pulcra filmografía.

 Finalmente el film nos muestra una huída puritana que comienza con la búsqueda de una identidad y finaliza con la desmoralización de las protagonistas. Un film correcto, bien logrado y con un par de escenas para la inmortalidad.   
Lo mejor: Penélope Cruz (todo sobre ella) y sobre todo la escena del beso con Scarlett Johanson. ¡Gracias Woody!
Lo peor: La voz en off del narrador omnipresente que resulta un elemento que empobrece la historia.
publicado por Davo Valdés el 29 diciembre, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.