REC 2 vuelve a dar en el clavo y se convierte en una de las pocas secuelas de terror que valen la pena

★★★☆☆ Buena

Rec 2

 

 Después del éxito logrado por los españoles Jaume Balgueró y Paco Plaza en el 2007 con su aclamado film REC, que incluso contó con su respectivo remake americano, regresan este año con la segunda entrega: REC 2 que continua la historia unos minutos después del memorable final de la primera parte. El cine de terror español se sigue engrandeciendo estos años con realizadores como Balgueró, Plaza, Nacho Cerdá, Juan Antonio Bayona y los ya bien establecidos Alejandro Amenábar y Alex de la Iglesia. REC 2 vuelve a dar en el clavo y se convierte en una de las pocas secuelas de terror que valen la pena. La prueba es superada por los jóvenes directores quienes resuelven de maravilla la trama central y la convierten incluso en algo más aterrador. Quizá el único lado flaco de la cinta es el guión, no es malo pero sin duda centrados en la cuestión visual, que no olvidemos es la oferta más llamativa del film, descuidan los diálogos cuando pueden explotar la situación dramática y así convertir a los personajes en seres entrañables o memorables y no en personajes desechables.

 El argumento se desarrolla en el mismo edificio cercado. Dentro un virus se propaga y un equipo de GEOs, junto con un supuesto ágente de sanidad entran para recolectar el elemento que conseguirá una cura para la rara "enfermedad" que brotó en el recinto y amenaza con expandirse por las calles de Barcelona. La cámara subjetiva sigue siendo el atractivo visual de la cinta, Filmax Internacional la ha descrito diciendo que es: "el mismo concepto claustrofóbico" que [•REC], pero "con nuevos medios de transferir el miedo de la pantalla al espectador a través la lente de grabación." Ahora las cámaras son portadas por los policías en sus cascos y por un grupo de desafortunados jóvenes que a forma de travesura terminan por entrar a "la boca del infierno". La enfermedad acabó con los sobrevivientes del edificio, ahora acechan por los departamentos y los pasillos del edificio seres iracundos, violentos en espera de poder saciar su hambre de sangre. La cuesión tomada en la primera parte sobre experimentación y satánismo, son retomadas en REC 2 e incluso llevadas al extremo. En verdad es un gran mérito de los directores, quienes también escribieron el guión junto a Manu Díez, en utilizar temas como el exorcismo, el mismo poder del diablo, transportarlo a las nuevas tecnologías y conseguir de esa forma una cinta terrorífica. La historia es verosímil, el planteamiento de recolectar evidencia en el ático y mostrar de nuevo, con detenimiento las notas periódisticas, las fotografías y las grabaciones sobre la niña Medeiros, convierte el elemento horrorífico central como una probabilidad escalofriante. Además de que esta nueva "raza" de poseídos histéricos revoluciona el cine de terror y el concepto de zombies o muertos vivientes.

El equipo técnico repite en la realización de REC 2, el trabajo es mucho mejor. La cámara subjetiva es utilizada de forma magistral y realmente perturba al espectador. El manejo del tiempo es otro de los elementos que caracteriza a este nuevo film que además utiliza dos "equipos" armados con cámaras que van grabando diversas situaciones dentro del edifcio, creando de esta forma un suspenso que va creciendo conforme la situación empeora. También repite su papel Manuela Velasco y es su personaje quien determina el camino de la historia a seguir: habrá seguramente una tercera entrega, film que esperamos no tire por la borda lo conseguido por estas dos más que interesantes películas. 

 

 

Lo mejor: Que se retoma uno de los géneros más dificiles del cine de horror: la posesión demoníaca y lo hace de manera correcta.
Lo peor: Al final se arrojan una serie de elementos que sugieren una tercera parte. Sólo espero que no se convierta en una mediocre franquicia redituable, pèro mediocre de contenido como Saw.
publicado por Davo Valdés el 6 noviembre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.