“Max Payne” es en definitiva, una correcto thriller policial. Una cinta que evidentemente no pasará a la historia, pero que sirve como entretenimiento pochoclero durante los 99 minutos de metraje.

★★★☆☆ Buena

Max payne

Bastante desalentado me encontraba antes de ver esta cinta, mayormente debido a las continuas críticas negativas que paulatinamente iban apareciendo, más que nada orientadas a decir que el filme era sumamente aburrido o que literalmente, la cinta carecía de escenas de acción. Antes de continuar con esta crítica, debo aclarar que nunca he jugado el videojuego sobre el cual la cinta ha sido adaptada a la gran pantalla, por lo cual poco y nada puedo decir en ese sentido, más allá de lo que he visto propiamente en el filme. En definitiva “Max Payne” no me ha resultado el fiasco que ya estaba predispuesto a ver, sino más bien un correcto thriller policial (creo que la cinta debe catalogarse dentro de ese género), que no sólo no es aburrido en ningún momento, sino que también contiene algunas secuencias de acción excelentemente filmadas y un guión bastante decente.

La película comienza mostrándonos la vida del policía Max Payne (Mark Wahlberg), quien se ha convertido definitivamente en otro hombre, luego del trágico asesinato de su familia. Su sed de venganza y diferentes investigaciones tendientes a encontrar a los responsables de dicha masacre, lo llevarán a un oscuro submundo en dónde deberá arriesgar su vida para descubrir toda la verdad que ha permanecido oculta durante los últimos tres años de su vida.

El encargado de adaptar la historia del videojuego a la pantalla grande ha sido Beau Thorne, quien debuta en largometrajes con “Max Payne”, ya que este constituye su primer guión cinematográfico. En líneas generales, su adaptación ha sido correcta, brindando un guión que permite un correcto desarrollo de los personajes y de la historia principal durante la primera mitad del metraje, la cual vale aclarar, no muestra demasiadas escenas de acción, algo que la cinta se guarda para su segunda mitad, donde las balaceras aparecen prácticamente todas juntas. Estas dos partes bien definidas y contrastantes entre sí, de hecho no le hacen nada mal al filme, ni convierten a “Max Payne” en una cinta aburrida, pero de hecho tampoco la convierten en un filme estupendo ni mucho menos.

John Moore es un director que ha pegado su ascenso en Hollywood con la tremendamente patriotera cinta “Tras las líneas enemigas” (“Behind Enemy Lines”), en dónde lo mejor de aquel filme y lo único destacable a mi modo de ver, eran las excelentes secuencias de acción. Antes de tomar las riendas de “Max Payne”, Moore se hizo cargo de la más que correcta remake de “La Profecía” (cinta que disfruté bastante, por más que se trate de una fotocopia color del filme original). En “Max Payne”, no hay mucho que objetarle a Moore, ya que en líneas generales ha hecho un trabajo bastante correcto, sobre todo en las secuencias de acción, que están muy pero muy bien filmadas, sobre todo cuando nuestro personaje se entromete en tremendas balaceras en donde la sangre se derrama por toda la pantalla, mostrándonos una crudeza que últimamente se está perdiendo en el género de acción. Vale destacar también una impecable dirección de fotografía a cargo de Jonathan Sela (quien también trabajó con Moore en “The Omen”), quien brinda uno de los aspectos más positivos del filme, dándole una estética muy lograda a la cinta.

Si bien Mark Wahlberg es un actor raro de clasificar (ya que es de esos muchachos a quien le queda mejor algunos papeles que otros), aquí brinda una actuación correcta en líneas generales, llevando a su personaje sin problemas en todo el filme, por lo cual ni sorprende, ni molesta.

“Max Payne” es en definitiva, una correcto thriller policial, con dos segmentos muy marcados en la narración. El primero, de desarrollo de personajes y de investigación policial, y el segundo de bastante acción con excelentes secuencias, filmadas de impecable manera por un especialista como John Moore. Una cinta que evidentemente no pasará a la historia, pero que sirve como entretenimiento pochoclero durante los 99 minutos de metraje. Ni más ni menos que eso.

Lo mejor: Las excelentes secuencias de acción y su impecable fotografía.
Lo peor: Alguna que otra falta de ritmo durante la primera mitad del metraje.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 24 enero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.