Desilusión a gritos y llantos.

★★☆☆☆ Mediocre

Revolutionary road

A gritos y llantos esta película me desilusionó. Fue demasiado. A los actores se les notaba un gran esfuerzo en su actuar. Los parlamentos le quedaban demasiado grandes a los personajes.Los escenarios eran demasiado estáticos para el cine.Y los símbolos que empujan la historia son demasiado débiles. Por ejemplo, cuando un embarazo cambia los planes de una familia mientras los otros dos hijos anteriores no habían sido siquiera dignos de conversación.

En cambio en momentos es sumamente cómica y lo único que me hace estar segura que no es involuntario es que el director sea Sam Méndez; ya que American Beauty vista en el cine es un interesante experimento sociológico de ver una y otra parte del cine reír o no con cosas que pueden verse como cómicas o dramáticamente chocantes. La escena del dictado dramatizado: «Lo que necesitas, lo que tienes y aquello de lo que te puedes deshacer guión esto es gestión de inventario,» deja claro que lo mejor es reírse un poco del asunto y en esa clave por momentos funciona la película.

El desenlace resulta tan pausado como despintado. Pero la escena final no tiene precio y hace valer las horas gastadas en la oscuridad, aunque no involucra a los protagonistas, ni se relaciona directamente con el desenlace. Un magistral símbolo del esposo que baja el volumen de su audífono para la sordera para no escuchar los cacareos de su mujer. Mejor hacer lo mismo y evitar.

publicado por Ana el 4 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.