Es un grito de atención al ciudadano para que ayude en lo que pueda a la Ley en su lucha contra la escoria que, muchas veces, y ante el temor y cobardía general «»del pueblo»», campa a sus anchas.

★★★☆☆ Buena

Cuando el hampa dicta su ley

"Un buen hombre presencia horrorizado un crimen en plena calle. Un chico, ayudado por otros tres, le pega un navajazo a otro por el mero hecho de haber bailado con su novia. El chico muere y nadie de los presentes (muchos ciudadanos) dice haber visto nada.
El hombre asiente a testificar, lo que le ocasionará, a él y a su familia, esposa y dos niños (chico y chica) innumerables problemas con la banda de rufianes
".

 

Aunque no es de las mejores del gran y poco reconocido Phil Karlson, es una más que acetable obra, realizada con el fin de concienzar al espectador de la época para que no fuera mudo, ciego y sordo antes los desmanes de los criminales. Es un grito de atención al ciudadano para que ayude en lo que pueda a la Ley en su lucha contra la escoria que, muchas veces, y ante el temor y cobardía general "del pueblo", campa a sus anchas. Para ello se vale de una historia inventada, pero basada en innumerables hechos cotidianos.
La película está bien realizada, con una sencilla puesta en escena e intérpretes de los llamados "secundarios", incluido el fordiano Jeffrey Hunter, pero que cuenta con un sólido guión y unos creíbles diálogos. Tal vez algún hecho sea algo difícil de digerir, por lo inverosímil, pero la denuncia es clara y su mensaje diáfano.
En todo momento resulta interesante la historia y es muy entretenida.
Papel destacado para Dennis Hopper, en esta ocasión el más malvado de la peli.

Lo mejor: Su oportunidad histórica.
Lo peor: Algún hecho resulta inverosímil.
publicado por Iñaki Bilbao el 9 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.