Una película interesante que Rourke llena con su deforme cara y su genial asunción del personaje.

★★★☆☆ Buena

El Luchador

Esta película podría ser una precuela de "Million Dollar Baby"

Aronofsky, no sé si por vergüenza de su anterior película o porque realmente le gusta cambiar de estilo, se marca ahora una película de cámara al hombre constante, con manía persecutoria de personajes, todos de espaldas, sobre un mundo que desconocía: el de la lucha pero con pupa.

Mickey Rourke consigue hacer un personaje creíble, vulnerable y perdedor; un retrato de gente buena en una cosa y un desastre en otras. Es el prototipo de persona que desearía ser mejor en las demás cosas, pero se tiene que conformar con ser un hito en algo que le apasiona. Una película apta para depresivos, ya que les levantará la moral.

Otra que levanta pasiones es Marisa Tomei. Una actriz que después de verse en buena forma en "Antes que el diablo sepa que has muerto", demuestra aquí que pocas jovencitas con camisa prieta pueden hacerle frente en un papel aparentemente facilón y supuestamente de florero. Un objeto de deseo para el protagonista más que para el espectador, que sólo se conforma, y ya está bien, con verla.

La película navega entre el documental y el drama más profundo. La primera media hora nos introduce en el camerino de un espectáculo que no es como el que retransmitía en Telecinco con Hulk Hogan. Este es un poquito más bestia. Se hace hasta desagradable. El combate que precede a un giro del film, la mejor muestra. Poco después, el inevitable trayecto de una persona que no sabe lo que quiere pero tiene claro lo que sabe hacer, es una caída en barrena que provoca pena, desesperación y cierta incredulidad.

Una película interesante que Rourke llena con su deforme cara y su genial asunción del personaje.

Lo mejor: Rourke, sin ninguna duda
Lo peor: Tantos planos de espaldas...
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 18 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.