“Red de Mentiras” es la primera incursión de Ridley Scott sobre la problemática entre Occidente y Oriente Medio post 11 de Septiembre. Una cinta de una calidad técnica impecable, que aunque no sea una obra maestra ni mucho menos, sí es una de esas ci

★★★☆☆ Buena

Red de mentiras

Ridley Scott es un director que admiro profundamente, debo admitirlo. Sean sus cintas excelentes, regulares o malas, el tipo sigue siendo un cineasta impresionante detrás de cámaras que supo dar tremendos filmes como “Alien”, “Blade Runner” o la descomunal en todo sentido “Gladiador”, entre otras. Justamente un año después de filmar la más que correcta cinta “Gangster Americano”, el bueno de Ridley se mete de lleno en los problemas entre Medio Oriente y Occidente que tanto le gusta al cine Hollywoodense últimamente.

La película nos relata la vida del agente de la CIA Roger Ferris (Leonardo Di Caprio), quien es el encargado de realizar peligrosas operaciones por todo el Medio Oriente en busca de cabecillas de células terroristas que están sembrando el terror tanto en EEUU. como en Europa. Su contacto y jefe estadounidense es Ed Hoffman (Russell Crowe), quien literalmente lo dirige mediante una línea telefónica segura desde Washington. Pero todo se tornará demasiado peligroso cuando Ferris siga la pista del líder terrorista más buscado de los últimos tiempos, y al adentrarse cada vez más en su búsqueda, diversos problemas de todo tipo comenzarán a aparecer, hasta el límite de no saber en quien confiar.

La adaptación de la novela de David Ignatius corrió por cuenta de William Monahan, quien tiene en su haber el guión de la correcta cinta titulada “Cruzada” (“Kingdom of Heaven”) y el libreto del impecable filme de Martin Scorsese, “Los Infiltrados” (“The Departed”). Aquí Monahan brindó un correcto guión donde supo introducir un poco de todo sobre la temática terrorista post 11 de Septiembre, y más allá de que el filme cae en un pequeño bache en la mitad de su metraje (justo cuando se desarrolla en demasía a los personajes centrales), la película en líneas generales llega a buen puerto, ya que la historia que se narra está bastante bien estructurada y posee un muy buen comienzo (los primeros cuarentas minutos son impecables) y un muy buen tramo final, donde todo el despliegue de subtramas cierran de manera coherente.

Por lejos lo mejor del filme es la excelente dirección de Ridley Scott, sobre todo en aspectos técnicos, ya que su manejo de cámaras es impecable, y las cinco o seis escenas de acción que se desarrollan en el filme, son de una factura fílmica excelente. Acompañado por una más que correcta dirección de fotografía a cargo de Alexander Witt (quien por lo general se ha encargado casi siempre de la segunda unidad de fotografía en filmes de notable calidad, sacando su debut detrás de cámaras en la dirección de “Resident Evil – Apocalypse), Ridley Scott redondeó una más que eficiente labor detrás de cámara.

No hay nada para objetar en el rubro actuaciones, ya que tanto Russell Crowe como Leonardo Di Caprio han estado sumamente correctos en sus roles protagónicos. Por el lado de Crowe, hay que decir que se desempeña muy bien en el típico papel de burócrata que dirige todo desde una línea segura mientras otros arriesgan con su vida las estratagemas que la CIA plantea. Con una apariencia física muy similar a la usada en “El Informante” (aquí tuvo que subir unos cuantos kilos), la actuación de Crowe fue muy correcta, como también lo fue la performance de Leonardo Di Caprio (actor que no me convencía en absoluto, pero que ha mejorado enormemente en sus últimos trabajos, entre los que se encuentran las impecables “Diamante de Sangre” y “Los Infiltrados”), como un agente de la CIA que se desempeña en todo Medio Oriente en busca de peligrosos extremistas y que llegado un momento no sabrá muy bien que ganancia se puede sacar de todo esto.

En definitiva, “Red de Mentiras” es la primera incursión de Ridley Scott sobre la problemática entre Occidente y Oriente Medio post 11 de Septiembre. Una cinta de una calidad técnica impecable, que aunque no sea una obra maestra ni mucho menos, sí es una de esas cintas con las que se puede pasar un buen momento.

Lo mejor: La impecable dirección de Ridley Scott y el dúo protagónico de Russell Crowe y Leonardo Di Caprio.
Lo peor: Quizás algo extensa durante la mitad de su relato.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 9 marzo, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.