Cobeaga reconocía en el blog que le habían robado el diseño de los carteles al cine de Apatow, pero también le ha robado la esencia: pagafantas es una comedia amarga, amable, honesta y doméstica. alta comedia de andar por casa.

★★★★☆ Muy Buena

Pagafantas

El fenómeno pagafantas ha llegado al cine. La historia de los pagafantas es parte de la subcultura actual y me imagino que todos sabéis de donde viene, pero si no lo sabéis os hago un resumen: dos colgaos jovencitos, chico y chica (metalera y emo), borrachuzos delante de la cámara se dedican a poner caritas de sexo y a decir tonterías calentándose así en general. Ella parece ir a por todas pero él no parece estar por la labor y cuando parece que sí, NO.

El chico se ha convertido en un pagafantas con el paso del tiempo, habrá acompañado a la chavala de compras, al cine, de paseo, por conciertos hasta ser su osito de confianza.Ella fue, es y será siempre una calientapollas.Borja Cobeaga puede estar tranquilo: Pagafantas es un soplo de aire fresco en la desmadrada (para mal) cartelera humorística española. Tras unos años en los que solo vemos películas fallidas con más o menos taquilla (No digas nada) y clásicos absolutos que pasan sin pena ni gloria por las salas (¿Platillos Volantes?, ¿se acuerdan de Los Cronocrímenes?) parece que por fin, y tras un montón de post-producción no sé si con intenciones de retocar algo o mucho, este veranito disfrutaremos del talento para la comedia "doméstica" del director de "Éramos pocos" que pude presenciar en un test-screening hace ya un par de meses largos.

La película cuenta la vieja historia de un chico normal que se enamora de una chica algo menos convencional siempre desde el punto de vista tan de andar por casa de su director, lo que pasa es que el punto de vista doméstico de Cobeaga deja en calzoncillos a casi todos los directores españoles que han tratado de hacer una comedia en los últimos años, huyendo de la burrada soez y del hipotético concurso "a ver quien lo hace más sucio"En Pagafantas el peso de la película lo carga Gorka Otxoa con desparpajo ayudado por un compadre de lujo como Óscar Ladoire en estado de gracia, ladrón principal de una función con rostros conocidos por todos (que nadie espere un Julian López muy chanante, aunque si hay un cameo divertido de Ernesto Sevilla) dentro de una película personal, más intimista de lo esperado, comedida siempre y sin grandes cambios de ritmo, porque como digo arriba esto es una peli de un chico y una chica, no es un festival de chistes de pollas y pedos y tiene más en común con Knocked Up o Superbad que con el género nacional habitual. Es tan pocha que no hay demasiada diferencia entre los documentales que vemos en la peli y la propia película. Viva.

Lo mejor: El tono de la peli, las intenciones y el estilo
Lo peor: Que el público se espere otra cosa.
publicado por Kiko de España el 2 abril, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.