Del año pasado, uno de los mayores bluffs que va haciendo más bluff a medida que uno se acuerda de ella.

★★☆☆☆ Mediocre

El curioso caso de Benjamin Button

Fincher es un director interesantísimo. De los últimos años, uno de los más sobresalientes. Creó escuela con Seven, y cada película suya es mirada con lupa y ansiada por muchos admiradores. Aunque The Game ya demostraba un gusto algo snob por hacer una película sorprendente, Benjamin Button es su primera película con porte de película oscarizable. Un espectáculo visual que esperaba ser nominado y premiado, de eso no hay duda.

Una historia tan curiosa como una persona que nace viaje y con el tiempo va rejuveneciendo podría dar para muchísimo más, para un personaje con gran trabajo interpretativo y para una película entrañable y nostálgica. Y sin embargo se convierte en una sosería, un cuento infantil de amor.

Brad Pitt tenía en bandeja de plata un papel para hacerlo memorable, sin embargo se han olvidado de darle vida más allá de la anécdota que es la premisa del guión. Incluso la han comparado con Forrest Gump, no sin acierto.

El personaje de Button, que deambula por la película y por su vida como si no pasara nada, yendo donde le dicen o donde le empuja el viento, se convierte en una pesadez, ya que tienen más protagonismo los secundarios que se cruzan en su vida y los momentos que le ocurren por accidente.

Buenos y malos momentos, una vida que se vive al día, sin preocupaciones, parece ser el mensaje que predica Fincher, pero lo hace tan innecesariamente largo que consigue cansar en el visionado.

Del año pasado, uno de los mayores bluffs que va haciendo más bluff a medida que uno se acuerda de ella.

Lo mejor: Cate Blanchett, sin duda.
Lo peor: Algunos efectos digitales que todavía no cuelan.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 4 abril, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.