Star Trek es todo un ejemplo de mal cine pirotécnico del que se fabrica hoy día, aburrido, absurdo, que en ocasiones parece un mal videojuego gracias a unos risibles FX infográficos, dotado de sonrojantes secuencias de humor grueso(…)

★☆☆☆☆ Pésima

Star Trek

Tras mucha espera, y la absoluta certeza de una total decepción, Star Trek, de J.J. Abrams (creador de obras espléndidas como Perdidos, la mejor serie que se haya rodado jamás, y otras no tanto, como la sobrevalorada y mediocre Alias), ha cumplido mis espectativas, lo que se traduce en que me ha parecido muchas cosas, y ninguna buena. He tardado tiempo en meditar sobre ello, y mi veredicto no puede ir más directo al nervio.

Emperrados en que la saga necesitaba un lavado de cara (falso), han querido coger a todos los personajes de la tripulación original para convertirlos en meros fantoches en todo un ejemplo del cine de hoy día. Es decir, un producto MTV para adolescentes en celo, tan mediocre y repelente como la apestosa Crepúsculo. Y fijáos lo que estoy diciendo.

El film empieza conservando el auténtico espíritu trekkie, pero en plan pirotécnico, el cual se difumina al poco de comenzar la función. Lo que sigue es una presentación de la versión juvenil de los tripulantes de la original Enterprise, con toda una serie de cambios desacordes con la clásica saga, así como múltiples detalles que, en teoría, pretendían ser innovadores y, sin embargo, se han convertido en meros insultos a los fans de la saga. Tan preocupados estaban por pretender expandir el universo de Star Trek al resto de mortales que no se han dado cuenta de que se trataba de un mundo para un selecto grupo de fans. Y ello ha supuesto toda una oda al sinsentido y a la falta de respeto. Odiada por un inmenso número de espectadores, Star Trek es una saga sumamente espléndida que no precisaba de ninguna "actualización" como la que aquí han pretendido.

Star Trek (han sido hasta egocéntricos en el título, ya que no recurrir ni siquiera a una coletilla es bastante criticable) ni siquiera llega a la categoría de precuela, ya que, para ser considerada como tal, debería guardar cierta concordancia con las personalidades de los personajes y un largo etc. de elementos definitorios. Y aquí no se ha respetado absolutamente nada. Ni siquiera se ha respetado al cien por cien el estilo de vida vulcano, presentándonos a un Spock infante acosado por los típicos chuloputas de instituto o incluso su versión enamorada. Penoso.

Al margen de que Spock y Kirk sean un par de adolescentes salidos, Uhura un mero títere sexual y Scotty un payaso de tomo y lomo, viene a cuento destacar un pésimo guión que se atreve a introducir lenguaje malsonante en sus diálogos, sin ningún tipo de justificación. El resto de personajes son simplemente monigotes desdibujados que podrían haberse trabajado muchísimo más. Ni motivaciones personales ni nada, ¿para qué molestarse si podemos mandar al traste todos los valores que la saga transmitía con nuestra apología del enfrentamiento?

En una maniobra desesperada, el film cuenta con el original Spock (Leonard Nimoy), pero su presencia sólo resulta vacía y falta de sustento.

En suma, Star Trek es todo un ejemplo de mal cine pirotécnico del que se fabrica hoy día, aburrido, absurdo, que en ocasiones parece un mal videojuego gracias a unos risibles FX infográficos, dotado de sonrojantes secuencias de humor grueso que lo único que sirven es para reducir la calidad de un producto ya de por sí destinado al fracaso artístico, y en el que merece la pena destacar la total ausencia de la espléndida melodía musical del universo Star Trek.

Lógicamente, el film ha gustado a todos aquellos espectadores que poco conocían la saga, pero a aquellos aficionados que aún recordamos La Ira de Khan, Generations, Primer Contacto, o incluso Némesis, esta nueva versión de un clásico indiscutible no puede tener otra calificación que de cagada mayúscula, blockbuster palomitero que invita al vómito y cine destinado a espectadores juveniles poco exigentes, salpicado por el universo Star Wars (insisto en que soy fanático de ambas sagas, por mucho que el pueblo se empeñe en que es un hecho imposible) y por multitud de referencias a Perdidos (¿por qué, hacía falta?)

Un 3. Y duele, no sabéis cuanto… tanto como ser testigo de la inmensa variedad de opiniones negativas que tiene una serie tan notable.
Lo mejor: Los diez primeros minutos.
Lo peor: Su empeño en ser el no va más, su tufo a producto para jovenzuelos, su falta de respecto, su humor facilón, sus innecesarias palabrotas en unos diálogos lamentables, su Spock y su Kirk en versión putera y, qué se yo, que se haya rodado.
publicado por Pablo Rodríguez el 15 mayo, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.