“Angeles y Demonios” no es una clase de religión o historia. Tampoco es una clase de ciencia en ningún momento del metraje. “Angeles y Demonios” es lisa y llanamente entretenimiento puro de suspenso y acción durante todo su desarrollo.

★★★★☆ Muy Buena

Ángeles y demonios

Y luego del impresionante suceso en taquilla que obtuvo “El Código Da Vinci”, allá por el 2006, era de esperarse que tarde o temprano “Angeles y Demonios” tuviera también su adaptación a la pantalla grande, en este caso de la mano del mismo protagonista principal (Tom Hanks), como así también repitiendo director y guionista. “Angeles y Demonios” es en definitiva una muy buena película de entretenimiento de acción y suspenso. Una cinta tremendamente bien filmada, que dudo pueda aburrir a quien busque dos horas de puro entretenimiento cinematográfico.
El guión corrió aquí por cuenta de los experimentados Akiva Goldsman (quien trabajó en la adaptación de “El Código Da Vinci”) y David Koepp.

Aquí el libreto que brindaron lejos está de asemejarse en demasía a “El Código Da Vinci” por varios motivos que vamos a desglosar a continuación. Primero y principal, la historia de “El Código Da Vinci” era mucha más compleja para su adaptación cinematográfica, lo cual en “Angeles y Demonios” no ocurre en absoluto. Aquí se nos muestra nuevamente a Robert Langdon (interpretado correctamente por Tom Hanks), esta vez llamado desde el Vaticano mismo para que investigue una serie de perturbadores sucesos. A saber: el Papa ha muerto y cuatro de los cardenales favoritos para la sucesión han sido secuestrados por una antigua sociedad secreta enfrentada con la iglesia católica llamada “Illuminati”, la cual amenaza con asesinar un cardenal por hora y detonar una bomba con poder absolutamente destructivo a la medianoche del mismo día. Langdon deberá desplegar toda su experiencia en el tema, ayudado por la bella científica Vittoria Vetra (interpretada por Ayelet Zurer).

Bien decía en el párrafo anterior que con el guión de “Angeles y Demonios”, se trató de agilizar ritmos narrativos, dotar al filme de un suspenso constante y de una adrenalina que “El Código Da Vinci” no poseía. Con esto no estoy diciendo que esta cinta sea mejor que aquella, de hecho me han gustado mucho las dos, pero en definitiva están hechas de manera muy distinta por lo cual la comparación resulta muy compleja. Sí es cierto, que en “Angeles y Demonios” se sacrifica un poco el desarrollo de personajes, para brindar una cinta muy veloz en su ritmo narrativo, lo cual queda perfectamente claro en la acelerada dirección de un siempre correcto Ron Howard y en un impecable montaje a cargo de Daniel Hanley y Mike Hill. El punto fuerte del libreto, aparte de brindar una trama de suspenso y acción bastante lograda, es sin lugar a dudas la lucha entre ciencia y religión que hasta el día de hoy la Iglesia Católica mantiene en muchos ámbitos de la vida social. Y después de un comienzo en dónde se presenta la trama y el problema principal de manera impecable, la película girará para el lado el entretenimiento de acción y suspenso, brindando escenas impecablemente filmadas y un muy buen ritmo narrativo.

La dirección de Ron Howard es muy pero muy buena. Su manejo de cámara ha sido muy eficaz, dado que sus movimientos dotan a la película de una agilidad que se agradece, brindando además bellísimos planos a lo largo de todo el metraje del filme. Párrafo aparte merece otra vez el genio de Hans Zimmer, quien se anota aquí otra excelente banda sonora.

El rubro actuaciones se podría decir que es el más flaco de la película, no porque haya malas performances (de hecho no las hay), sino porque la historia está tan volcada a brindar acción y suspenso constante, que el desarrollo en demasía de los personajes no es la prioridad de “Angeles y Demonios”. Así y todo, hay que destacar a un siempre correcto Tom Hanks, en el papel del simbologista Robert Langdon, pero sobre todo a un impecable Ewan McGregor, quien tiene sin lugar a dudas el personaje de la historia más interesante, y lo interpreta de manera muy correcta.

En definitiva, “Angeles y Demonios” no es una clase de religión o historia. Tampoco es una clase de ciencia en ningún momento del metraje. “Angeles y Demonios” es lisa y llanamente entretenimiento de suspenso y acción durante todo su desarrollo. Ni más ni menos que eso.

Lo mejor: Su muy buen ritmo narrativo y la impecable dirección de Ron Howard.
Lo peor: Cierta falta de desarrollo en algunos personajes.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 17 mayo, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.