Abrams encontró el camino. Hollywood encontró otro nicho. Y es que sigue habiendo público para las aventuras de siempre.

★★★★☆ Muy Buena

Star Trek

Tiempo de crisis. Cuesta encontrar una película original de ciencia ficción en los últimos años. La crisis económica afecta a la industria cinematográfica de Hollywood aunque no lo parezca. ¿Cómo? Apostando por el valor seguro. Hay que garantizar, por todos los medios, la semejante inversión que supone una superproducción de estas características. Así que toca rescatar héroes y aventuras del pasado. En el terreno que nos compite, conviven ejemplos como los superhéroes Batman y Superman, la historia interminable de Star Wars, el regreso de Indiana Jones, los orígenes de X-Men, la vida y milagros de El Hobbit, etc, etc. Todo eso tiene forma de precuelas, remakes, sagas y trilogías. Esta plaga se extiende a todo género, pero tiene mayor incidencia en el panorama del fantástico y ciencia ficción, porque son las aventuras extraordinarias las que entretienen en momentos de aprietes financieros.

Lo de J.J. Abrams es digno de subrayar. El productor-director se ha convertido en un referente. Ha dado muestras de conocer los mecanismos de la industria del entretenimiento. El desembarco en la pantalla catódica con éxitos como Alias y, sobretodo, Lost. Después el cine. Como director, participó en sagas (Misión Imposible y Star Treck) y como productor en otro subgénero fantástico, el de monstruos (Cloverfield). Si en la televisión le ha caracterizado la originalidad creativa, en el cine su principal valor ha sido la solvencia.

La última de Star Treck es la prueba de ello. Casualidad o no, Star Treck al igual que Misión Imposible fueron series de televisión de éxito (ahora reeditadas en dvd), y las dos tuvieron su paso al cine. A priori, valor seguro. Los viajes espaciales tuvieron diferente suerte y es que fueron 11 episodios cinematográficos. Las últimas propuestas cayeron en el colapso argumental y se fue perdiendo lo genuino que hizo adictiva la saga. Así que Abrams se propuso revitalizar la franquicia con el propósito de sumar nuevos adeptos. Rejuveneció a la tripulación y la convirtió en precuela, tanto para fans como para el nuevo público que ahora podrá ver al Enterprise de otra manera. Y lo que es más difícil, manteniendo el ADN del original. Una actualización pensada y medida. Esto último hace que, por ejemplo, las escenas de acción sean el punto débil de la película; tanto en la dirección (el mismo Abrams podría haber llamado a Jack Bender, artífice de los mejores capítulos de Alias y Lost); incluso en el mismo abordaje de este tipo de escena en el universo Star Treck. La acción a lo Tom Cruise no sirve.

Abrams encontró el camino (todo apunta a nuevos capítulos con la nave pop) y, desde otro lugar, como el mismo Nolan han sido valientes al rediseñar mitos coherentes con los tiempos actuales. Hollywood encontró otro nicho. Y es que sigue habiendo público para las aventuras de siempre.
publicado por José Antonio Bermúdez el 20 mayo, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.