La sensación que da la película es, que podrían decirnos que es la historia de “Pepe el del pueblo” que nos lo creeríamos, porque poco o nada tiene que ver con ese genial personaje que se ganó la mano de todo el mundo en sus otras películas.

★★☆☆☆ Mediocre

Hannibal: El origen del mal

Es cierto que una saga se puede estirar hasta un límite, pero también es cierto que la historia de ver a un pequeño Hannibal en sus comienzos atraía y tanto el creador de la novela Thomas Harris como su director Peter Webber, desaprovecharon totalmente una historia que podría haber dado juego y más vida si cabe al ya mítico Hannibal Lecter.

Hannibal (Gaspard Ulliel) pierde a toda su familia en la guerra y solo sobreviven él y su hermana pequeña Mischa quién es devorada por unos criminales de guerra. Al crecer, Hannibal se escapa de un internado en Lituania (su país natal) y huirá a Francia en donde vive la mujer de su tío, Lady Murasaki (Gong Li), quién le enseñará los artes de los samuráis y proveerá educación. Después, se vengará de los caníbales asesinos de su hermana uno a uno.

La verdad es que pareciera que Thomas Harris ya no sabía que escribir y en un frustrado y desesperado intento por ganar más dinero escribió esto. No solo la historia se contradice en algunas cosas, si no que en la película no profundiza lo más mínimo en el personaje de Hannibal. Gaspard Ulliel cumple con ser lindo y poner cara de psicópata con una media sonrisa y Gong Li sale a flote con su actuación, la cual podría haber dado mucho más de sí.

A pesar de sus dos horas largas de duración, la película casi no se centra en la infancia de Lecter, tan solo un poco al principio y con unos cuantos flashbacks de la misma escena, un hecho lamentable, puesto que hubiera sido muy interesante ver como se desarrollaba su niñez en relación con lo que le rodeaba. Nada de eso ocurre, de repente nos lo plantan como un joven adulto con ganas de matar a todo el que le caiga mal.

Por si eso fuera poco, hay una escena en la que Hannibal se pone una máscara de un guerrero samurai simulando la mítica máscara que le ponían fuera de su celda, cosa ridícula a más no poder, como si nos lo quisieran vender como un asesino slasher al que le gusta ocultar su rostro.

Sin duda, esta película puede incluso llegar a cargarse al personaje si no fuera porque algunas escenas están bien desarrolladas, pero a  trompicones, como si les hubiera costado mucho llegar a una buena toma.

La sensación que da durante y al final de la película es, que podrían decirnos que es la historia de “Pepe el del pueblo” que nos lo creeríamos, porque poco o nada tiene que ver con ese genial personaje que se ganó la mano de todo el mundo en sus otras películas. Totalmente prescindible.

 

Lo mejor: La sensualidad que desata el joven Lecter, todo sea dicho, el chico esta más bueno que el pan.
Lo peor: La escasez de escenas de su infancia. La poca credibilidad del personaje. Se hace larga.
publicado por Cloe Bosco el 27 mayo, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.