Destrucción sin sentido con un supuesto sentido épico y exacerbada adulación militar es la que se presenta en casi dos horas y media de duración esta segunda parte.

★★☆☆☆ Mediocre

Transformers: La venganza de los caídos

Si hay un especialista en el cine dedicado a mostrar destrucciones y hecatombes es precisamente el director Michael Bay. No se olvidan fácilmente su sello marcado por la admiración militar y propagandística del Tío Sam desarrollada en algunas de las superproducciones que lo tuvieron como director anteriormente con gran apoyo logístico de la armada de su país. Ejemplos sobran como en “Pear Harbor”, donde la destrucción y muertes es a raudales; “Armagedon” donde los meteoritos hicieron lo suyo con las principales capitales del mundo y “La Roca” donde San Francisco se ve invadida por bombas bacteriológicas. Ahora la apuesta es llevar la segunda y destructiva saga de los Trasnformers fuera de las fronteras gringas pero sin dejar de lado por ningún motivo su sello donde en la pantalla todo se destruye acicalado por un sentido épico con muchas secuencias de acción. Esto le ha traído en su carrera poco halagos de la critica pero si los números están en verde lo que le permite seguir dándose los lujos con hacer superproducciones con el consentimiento masivo del público presa fácil de la mercadotecnia. Es esta nueva versión esta situada dos años después de que la batalla por la Tierra ha terminado, el control del universo acaba de empezar.  Después de regresar a Cybertron, Starscream asume el mando de los Decepticons, y ha decidido regresar a la Tierra con la fuerza. Los Autobots se quedaron y trabajan junto al ejército como parte de un equipo secreto llamado NEST, cuya finalidad es atrapar a todo Decepticon que pueda seguir escondido en la Tierra. Por su parte, paralelamente Sam se prepara para emigrar a la universidad y dejar a tras a sus padres y a su bella novia Mikaela (Megan Fox). La lucha como se prevee será dura y habrá muchas bajas y este chico nuevamente estará en medio del encuentro intergaláctico.   

La cinta no se apega estrictamente a su serie inspiradora que solo le sirve de excusa para plantear una película liviana de entretención que es olvidable por cierto sin nada de mitología que quiere aplicar en ciertos momentos. Casi dos horas y media se hace un poco excesiva pero se salva gracias a la  gran cantidad de explosiones, persecuciones y adrenalina con fabulosos efectos especiales a cargo de Industrial Light & Magic de George Lucas. Las batallas bien coreografiadas son lejos lo más llamativo perola construcción dramática de torpes personajes cansan. La protagonista Megan Fox y sus secuencias que la endiosan, enciende la pantalla recordando el mas sensual videos de reggeaton, asunto extraño ya que la cinta esta hecha también para encantar a los pequeños.

publicado por David Lizana el 25 junio, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.