Campanella logra establecer un brinco de géneros sin perder aquellas cosas que lo identifican. Su paso por la realización de series norteamericanas ciertamente logró aportar a su nuevo film una vuelta de tuerca que satisface a espectadores de variado

★★★★★ Excelente

El secreto de sus ojos

 

Desde que Juan José Campanella leyera “La pregunta de sus ojos” de Eduardo Sacheri, abogó sin descanso por los derechos de llevarla al cine. Le propuso al mismo autor realizar en conjunto el guión y así nació el film que ha roto no solo las taquillas nacionales superando a directores de culto como Tarantino con sus “Malditos Bastardos”, sino también las bases prejuiciosas de muchos argentinos con respecto al cine nacional. No es para menos, Campanella logra establecer un brinco de géneros sin perder aquellas cosas que lo identifican. Su paso por la realización de series norteamericanas ciertamente logró aportar a su nuevo film una vuelta de tuerca que satisface a espectadores de variado gusto. No sólo nos brinda una película de intriga policial sino además una historia sensible, humana y de impagable sabor local.

Benjamín Espósito es un reciente jubilado de tribunales que ya con el tiempo a su favor se embala en la escritura de una novela cuyo argumento es tomado de uno de los casos que más lo han marcado en su vida. Un caso que no ha quedado del todo resuelto y que ahora, 25 años después, volverá para subsanar heridas viejas y nuevas.

“El secreto de sus ojos” tiene un éxito descomunal no sólo por su excelente y novedoso argumento, sino que además tiene una realización maravillosa. La ambientación de la década del ’70 a cargo de Marcelo Pont es suprema; cada detalle hace de ese pasado narrativo un verdadero salto en el tiempo. La música de Federico Jusid y la fotografía de Féliz Monti agregan a esta producción la genialidad que la eleva a una categoría capaz de competir claramente con muchas mega producciones que habitualmente se le aducen sólo al norte.

Para broche de oro, las actuaciones. A Darín nos subordinamos todos pero el lujo de poder disfrutar de sorpresas netamente reveladoras como Guillermo Franchella o José Luis Gioia, conocidos en el ámbito de la comedia y nada más, o de Pablo Rago, es impagable. Tres actores que lograrán un antes y un después merecidísimo en sus carreras gracias a un film que debe su éxito a la excelencia de su factura entera.

Lo mejor: La ambientación, actuaciones y los giros argumentales.
publicado por Pabela Lake el 23 septiembre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.