Desde mi cielo


 

    Peter Jackson es uno de los pocos directores que no necesitaría presentación. Entró en el olimpo de los Dioses con la trilogía más premiada de la historia, adaptando al cine El Señor de los Anillos, de J.R.R.Tolkien logrando con el Retorno del Rey, la última de la saga, 11 estatuillas durante la 76 ceremonia de entrega de los Oscar, igualando así a Ben Hur en 1959 y Titanic en 1997. La sorpresa fue mayúscula, nadie esperaba que el freak de Jackson lograse semejante hito. Un tipo que venía del cine gore, Braindead (tu madre se ha comido a mi perro) o Bad Taste, eran algunos de sus “mayores logros”. Pero no tardaría en ponerse serio. Sería en el 94 con Criaturas Celestiales y el debut de una jovencísima y prometedora Kate Winslet cuando realmente se dió a conocer, basada en un caso policial ocurrido en Nueva Zelanda, con la que logró el León de Plata en el Festival Internacional de Cine de Venecia y la nominación a mejor guión original en los Oscar. Acto seguido, mientras esperaba algo mejor, dirigió un curioso falso documental sobre los orígenes del cine, Forgotten Silver. Así, Robert Zemeckis, que estaría cansado tras Forrest Gump, se fijo en él y le produjo Agárrame esos Fantasmas, su primera superproducción, que pasó con más pena que gloría por cartelera y cuyo mayor aliciente fue ver a Michael J. Fox por última vez en la gran pantalla. Peter, se retiró a su Nueva Zelanda natal, donde no se que hilos movería que 5 años más tarde tenía entre manos el proyecto de su carrera. Tras arrasar por todo el mundo, necesitaba exorcizar alguna clase de capricho infantil y volvió casi de manera irreconocible con no se cuantos kilos menos y una nueva versión de King Kong bajo el brazo, para mi gusto un Blockbuster totalmente olvidable y prescindible

   Ahora vuelve con lo que a él más le gusta, la adaptación de un drama literario, The Lovely Bones (Desde mi cielo), de Alice Sebold. Una fantástica historia en la que ha contado con un reparto de relumbrón, Mark Wahlberg, Rachel Weisz, Susan Sarandon, Stanley Tucci, la joven Saoirse Ronan y un presupuesto de superproducción para contar una historia intima, que hace aguas y no tarda en hundirse.

  Como dice mi padre, si es difícil llegar, más difícil es mantenerse. En esta injusta vida, si acostumbras a la gente a comer jamón el día que les de chóped los vas a mosquear, no lo van a querer, se van a atragantar y te van a crucificar y Jackon, del que no dudo que pusiera todas sus ganas, no ha sabido mezclar los buenos ingredientes con los que contaba para crear una nueva Criaturas Celestiales y al final nos ha servido un plato de Mal gusto.

  The Lovely Bones, libro que no he leído, ni interés que tengo, es un drama de cabo a rabo, que empieza de manera titubeante, con una buena recreación y presentación de los personajes seguida de un exceso catastrófico exagerado. La niña protagonista, de lo más repelente, cuenta todos los detalles que van a pasar, error garrafal, acompañada por un guión frustrante y previsible. Tiene un leve sustento hasta que ocurre lo que tenía que ocurrir, sin duda alguna lo poco salvable de la película, y gracias a la magnifica interpretación de Stanley Tucci, que a pesar de contar con un personaje completamente desdibujado, consigue dar un tono de credibilidad a todas las tonterías que hace en el trascurso del largometraje; como un agujero en medio de un campo de maíz situado en el centro del pueblo y por donde curiosamente no pasa nadie, o salir con una linterna gigante en medio de la noche, un tipo solitario, que se nota a leguas que no esta cuerdo, cuya obsesión, además de las menores es construir casitas de muñecas o una casa de madera en el patio trasero de su casa, bien visible, cosas que normalmente los pederastas suelen hacer para que no sospechen de ellos… un tío que canta por bulerías que es malo, muy malo del que nadie desconfía hasta el final de la película, a pesar de que Wahlberg tiene unas experiencias paranormales irrisorias que le gritan al odio que es él el culpable, un padre torpe y un jefe de policías que ni el de los Hombres de Paco. Totalmente absurdo, como el personaje de Susan Sarandon que ni siente ni padece y que sobra por completo en la mayoría de las escenas, por no decir todas las de la película o Rachel Weisz, ¡que en medio de la vorágine se marcha al campo a vendimiar!. Por no hablar del personaje de la típica chica enigmática que todos consideran rara, una tal Ruth Connor, que es la única que puede ver a Susie Salmon, como el Salmón, valla coletilla…, un estereotipo que cansa. Aderezando todo esto con una historia de amor que no encaja.

   Una serie de sinsentidos, con una carencia atroz de pulso narrativo, con un salto temporal que no comprendo, ni se nota, con una duración que se extiende durante 139 pesados minutos de los cuales muchos se podrían haber quedado en la sala del montaje. Un dramón digno de las TVmovies de Antena 3 pero con mayor presupuesto y efectos especiales, que por cierto son horteras, e incluso baratos, Más allá de los sueños los tenía mejores, las dos, la de Williams y la de Sandler.

  Por no hablar de los indignantes 20 minutos finales, te llevas toda la película esperando para ver como termina y al final sientes vergüenza ajena, lo siento, pero es que no tiene sentido, ninguno, cero. ¿Que manera de terminar es esa? Stanley ¿Por qué cargas con esa caja fuerte durante tantos metros y no acercas el coche a ese agujero mágico?, ¿Qué estupidez es esa del beso? ¿Qué es esa canción de Here I am en ese prado y que tanto recuerda a Gladiator? ¿Por qué termina así el malo? ¿Por qué tantas preguntas? Porque es una mala película.

   Un espaldarazo cutre a los gobiernos más conservadores que infunde el miedo colectivo y la paranoia contra el hombre del saco y lo desconocido, película de lágrima fácil, que gustará a los padres que no quieren que sus hijos salgan solos o sus niñas lleven faldas tan cortas, un film ñoño, que no aporta nada, una fabula de la que solo extraigo una moraleja, Peter, cuanto más alto estés, más dura será la caída. Una pena.

Suerte con la próxima.

Lo mejor: Stanley Tucci, la escena del zulo en medio del campo y algunos planos que aportan una pizca de narrativa y sentido.
Lo peor: La profunda sensación de estar ante una obra fallida.
publicado por Ñete Rodriguez Peña el 8 enero, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.