A veces el estilo se recrea en exceso, aunque siempre aparecen los rostros de los actores, la montaña rusa del amor, la sensibilidad del que está detrás de la cámara, para traspasar lo amanerado de la imagen y llenar la pantalla de emoción.

★★★★☆ Muy Buena

My Blueberry Nights

El director chino Wong Kar Wai tiene un reconocido estilo autoral que ha tenido mucha aceptación crítica en la mayoría de sus films. Los más destacados de su filmografía son Chunking Express (1994), Happy Toghether (1997) y sobre todo, las aclamadas In the Mood for Love (2000) y 2046 (2004).

Decir que solamente conozco la última de las cuatro mencionadas en el párrafo anterior, es descubrir que me acerco más virgen como espectador a su primera incursión en una producción rodada en inglés y con actores no asiáticos. Éste salto de lengua y de intérpretes, hizo que algunos vaticinaran que sería no adecuado para su cine, pero no acertaron porque ha seguido manteniendo su estilo visual y su manera de contar historias.

Jeremy es el propietario de un bar neoyorquino y por allí aparece Elizabeth, que herida de desamor, le entrega las llaves de su vivienda para que se las devuelva a su pareja cuando venga a recogerlas. Jeremy tiene un bote lleno de llaves similares y cada uno con su historia concreta. Ambos compartirán una amistad hasta que ella escape a recorrer otros bares en otras ciudades que le alejen del lugar dónde le han roto el corazón.

Luces de neón, ralentizaciones, música exquisita, planos en los que se interponen escaparates, y un cuidado estilismo visual que no por ello, abandona lo importante: contar una buena historia. A veces el estilo se recrea en exceso, aunque siempre aparecen los rostros de los actores, la montaña rusa del amor, la sensibilidad del que está detrás de la cámara, para traspasar lo amanerado de la imagen y llenar la pantalla de emoción.

Una gozada disfrutar con las brillantes interpretaciones de Jude Law, Norah Jones, Rachel Weisz, David Strathaim y la preciosa Natalie Portman. El cruce de varias historias, mantiene el nexo común de la relación de los protagonistas, que no acaparan todo el metraje. Más bien se enriquecen con el resto de los personajes, y cómo es inevitable al final vuelven a ser ellos lo importante en la pantalla, ya que es lo que cómo espectadores estamos esperando, desde que ella entró en el bar de Jeremy.
publicado por Xalons el 5 julio, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.