La «»historia de juguetes»» finaliza con la mejor película de Pixar hasta la fecha. Simplemente perfecta. Un broche de oro para cerrar un círculo de una de las mejores trilogías de la historia del cine. Y si, al final lloras. Chapó señores de Pixar.

★★★★★ Excelente

Toy Story 3

HTML clipboard

Hace quince años nos deslumbraron con ‘Toy Story’, la primera película generada íntegramente por ordenador, que supuso una maravillosa carta de presentación para Pixar, quienes nos hicieron descubrir que algo que no existe y que está hecho por ordenador puede cobrar vida e incluso llegarnos a emocionar. Sobra decir que la película fue todo un éxito entre niños y adultos en todos los países del mundo.

Cinco años más tarde, en 1999, y después de reescribir la historia unas cuantas veces, estrenaron una segunda parte donde profundizaban más en los personajes principales creando un pasado y donde la mayor parte de la historia se desarrollaba en escenarios nuevos. A pesar de pasar sólo cuatro años desde la primera, las diferencias en el apartado técnico fueron muy grandes y una vez le salió una fantástica película.

Si con cuatro años de diferencia la tecnología avanzó a un ritmo alarmante, imaginaros lo mucho que ha avanzado en diez años, junto a la calidad de los guiones. Ya os lo digo yo: una barbaridad. Después de joyas como ‘WALL-E’ y ‘Up’, parecía imposible que Pixar hiciera algo mejor, pero como siempre pasa (y me da igual que siempre se diga lo mismo) lo han vuelto a hacer. Se han superado a ellos mismos y firman su mejor película hasta la fecha. Y qué mejor que una que cierra una mágica trilogía.

Porque sí, es muy difícil hablar de ‘Toy Story 3’ sin tener en cuenta las otras dos partes y todo lo que conlleva. Ante nosotros tenemos el broche de oro para una gran trilogía, el cierre final, ese desenlace que nadie desea pero que se hace inevitable, y que de alguna manera nos recuerda a la vida misma. El paso del tiempo no escapa a nadie y mientras uno va creciendo también van cambiando sus gustos y preferencias. La cinta en el fondo es una gran despedida para unos personajes que tanto hemos querido y que tanto hemos disfrutado viéndolos.

Al poco de saberse que harían una tercera parte, muchos pensamos que la historia de los juguetes no daba mucho más de sí, pero los guionistas nos han dado un “Zas en toda la boca”, y han hecho un guión perfecto, maduro, más complejo de lo que a primera vista parece, y muy bien elaborado. Poco a poco vemos de lo que está compuesto el film: de acción, aventuras, humor, drama, valores y mucha emotividad. Desde el primer minuto la película ya te conquista (con una maravillosa e impactante presentación) y no te deja hasta el final. La experiencia de verla va mas allá de pasar el rato, de divertirse o emocionarte, esta película te dispara los sentidos hasta el infinito (y más allá!). Como siempre, los valores de la amistad, la lealtad y el amor florecen de manera natural, como manda el espíritu de la primera parte.

Siendo sinceros, la película tiene mucho que agradecerle a las cintas clásicas de acción y de aventuras, centrándose en las de evasiones carcelarias, con algún que otro tópico, pero la historia está muy bien elaborada y tan pensada que no hay fisuras ni cabos sueltos. Los personajes nuevos se introducen perfectamente y se mezclan majestuosamente con los ya conocidos. Los principales tienen su momento de drama o su momento de hacernos reír. El oso Lotso, Ken, Barbie son los nuevos, pero el clásico Sr. Patata sigue siendo el rey de las escenas más hilarantes. Te partes con él! Ahí destaco otra de las grandezas de la película: sus momentos de drama muy emotivos que combinan con un gag o chiste metido con inteligencia para que no sea todo tan dramático. Os aviso que esta tercera parte tiene muchos más momentos graciosos que las dos primeras partes juntas, cosa que no queda mal del todo, pero que choca. Eso sí, no es algo negativo a tener en cuenta.

Porque si buscamos algo negativo… No sé, llevo un rato buscando algo malo de la película y lo único que se me ocurre, y es algo a medias, es el verla doblada. No me malinterpretéis, el doblaje de ‘Toy Story’ es un doblaje muy superior a la media y me encanta, pero me entenderéis perfectamente cuando comparéis entre la versión original y la versión doblada exclusivamente en las escenas en que Buzz Lightyear habla castellano. No es lo mismo oírlo en un castellano exagerado que con acento andaluz con la voz de “El Cigala”. Por mucho que se lo hayan currado, que no dudo que lo han hecho, no queda igual.

Sí después de haber leído hasta aquí aun tienes miedo de que no te vayas con las expectativas cumplidas borra inmediatamente ese pensamiento de tu cabeza. Eso no va a pasar. Es más, de la única manera que saldrás de la sala es contentísimo mientras te secas las lagrimas con las manos o te suenas los mocos con el pañuelo, porque sí, el final es tan redondo y está tan cargado emocionalmente que es inevitable, aunque tengas el corazón de hielo, derramar una lágrima por lo que estás viendo. Y no sólo por la película en si, sino por ver como se cierra, de una manera brillante y perfecta, el circulo de todo lo que hemos visto en estos quince años y que hacen que esta trilogía de juguetes sea una de las mejores en la historia del cine.

Cuando acaba la película vemos unas imágenes en un recuadro pequeño mientras pasan los créditos, al estilo de las tomas falsas de ‘Toy Story 2’. No son tomas falsas, sino que es material extra para que nos riamos un rato mientras pasan los créditos. Cuando acaban las imágenes, oyes una de las canciones que seguro no pararas de escuchar este verano: la versión de "Hay un amigo en mi" del grupo Gipsy Kings. Simplemente genial. Cuando la escuchéis ya os digo yo que nada más llegar a casa la buscaréis en Spotify. xD

El 3D de la película no me ha parecido ni muy bueno, ni muy malo, simplemente te metes tanto en la película que forma parte de ella. No sé si eso es bueno o malo, pero lo noté mucho.

Para ir acabando dejadme que me ponga un poco sentimental. Esta "historia de juguetes" es algo más que una simple trilogía. Para mucha gente, en las que yo me incluyo, han sido películas con unos personajes con los que hemos crecido. Cuando yo tenia diez me fui al cine con mi hermano para verla y salí de la sala mas contento de unas pascuas y queriendo jugar yo mismo con Woody y Buzz. Ahora, quince años mas tarde la sensación es la misma. ¿No creéis que hay algo mágico en eso? ¿Con cuantas películas te puede pasar?. En fin, tened presente y recordad la sensación que os deja la película al salir de la sala, porque posiblemente tardéis muchísimo tiempo en volver a sentir algo así. ‘Toy Story 3’ te llega al corazón.

Esta vez no compres palomitas, ni patatas ni nada que pueda hacer ruido. Ves a una sesión que sepas que haya poca gente, y goza, sin que nadie te moleste, de la película que llevabas diez años esperando. Simplemente déjate llevar y disfruta como cuando eras un niño.

Lo mejor: TODO.
Lo peor: Verla doblada para perderse la gracia de oir a Buzz hablando un castellano exagerado.
publicado por Alex Baldoví el 17 julio, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.