Centurión

El británico Neil Marshall es uno de esos realizadores que, a base de imaginación y un desprejuiciado uso de medios técnicos no demasiado brillantes, consigue hacer películas bastante simpáticas que, además, suelen tener detalles interesantes. Su primera película, "Dog Soldiers", es la favorita de quien esto suscribe, una divertidísima cinta de hombres lobo protagonizada por Kevin McKidd (el Lucio Voreno de "Roma"), y donde ya se adivinan varias constantes del cine de Marshall; entre ellas, su excelente mano para utilizar los inmensos parajes boscosos de Escocia como trampa mortal (algo que repetiría en "Doomsday" y, de nuevo, en "Centurión") y su querencia por las "cacerías humanas", una constante en todas sus películas. La fama y fortuna le llegaron a Marshall con "The Descent", un sangriento cuento de supervivencia en los montes Apalaches (aunque se rodó, de nuevo, en Escocia), heredero de "La Matanza de Texas" y "Deliverance".

Ahora el director nacido en Newcastle, aunque más escocés que Sean Connery -si es que tal cosa es posible-, nos lleva por los vericuetos del cine de romanos del de toda la vida. O sea, de ese hecho con pocos medios y al que a ratos se le ven los costurones, pero que no por ello deja de ser enormemente disfrutable. "Centurión" nos narra la peripecia de Quintus Dias (Michael Fassbender, el hombre que está en todas partes desde que Tarantino lo convirtiese en el espía inútil pero cool de "Malditos Bastardos"), un soldado romano que, tras escapar de su cautiverio a manos de los pictos, debe volver por donde ha venido acompañando a la Novena Legión. Cuando ésta sea pulverizada por los celtas, comandados por la silenciosa guerrera Etain (Olga Kurylenko, la última chica Bond hasta la fecha), Quintus y los escasos supervivientes de la razzia intentarán volver a casa mientras son perseguidos sin tregua por unos pictos cabreadísimos y con ganas de guerra -literalmente-.

Marshall saca la artillería en "Centurión": paisajes bellísimos, violencia hiperbólica y personajes que, si bien no son especialmente complejos, consiguen caer simpáticos al espectador. En este último apartado, el peso recae casi al cien por cien en hombros del protagonista, Michael Fassbender, y de su muda perseguidora, Olga Kurylenko. El primero empieza a apuntalar lo que será su futuro estrellato, probando su capacidad para liderar un reparto (hasta siete películas tiene en cartera el actor, entre ellos "A Dangerous Method", de David Cronenberg, y "X-Men: First Class", donde releva a Ian McKellen como Magneto); la segunda obtiene aquí el ser algo más que una cara bonita, pateando culos a diestro y siniestro. Ni que decir tiene que el hecho de que sea una mujer quien persiga con saña a los aterrorizados soldaditos romanos, otrora rudos hombretones, produce un malsano placer en la autora de esta crítica.

No encontraréis en "Centurión" nada que la haga especialmente buena, ni especialmente mala. Es una película correcta, entretenida, con momentos tremendamente disfrutables (el ataque celta a la Novena Legión) y otros bastante flojitos. Tiene un ritmo algo irregular, sobre todo porque la narración es acelerada y carece de una estructura determinada, pero Marshall consigue suplirlo con acción casi constante y, como ya comentaba al principio de la crítica, una absoluta falta de prejuicios respecto a las carencias de la cinta. Eso hace que el espectador se contagie de sus ganas de pasárselo bien e ignore si tiene un buen guión, unos efectos especiales magistrales o unas interpretaciones brillantes. Lo que importa aquí es la diversión.

Heredera (junto a cosas como "La Última Legión") de las películas de romanos de los años ’60, pero pasada por el tamiz gore de Marshall, "Centurión" es una película que se disfruta tan rápidamente como se olvida. Un divertimento veraniego sin más, divertido, un poco asilvestrado y lleno de buena voluntad, que a veces es más importante que el presupuesto en esto del cine.

Lo mejor: Que Neil Marshall no se tome en serio a sí mismo
Lo peor: Que haya quien sí lo haga
publicado por Judith Romero Ruiz el 11 agosto, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.