El tono de la cinta es una mezcla de humor y acción en la línea de las buddy movies.

★★★☆☆ Buena

Sherlock holmes

Llega a las salas una nueva versión de uno de los detectives más famosos del mundo: Sherlock Holmes (Guy Ritchie, 2009). Holmes y Watson se enfrentan a un oscuro complot para cambiar el orden de las cosas.

El irregular director de la interesante y original, aunque algo sobrevalorada, Snatch, cerdos y diamantes (Snatch, 2000) y el engendro impresentable de Barridos por la marea (Swept away, 2002), nos presenta ahora una trepidante y vibrante película de aventuras, con un diseño de producción espectacular y un ritmo de montaje frenético, en ocasiones atropellado. Dirige con oficio, aunque a veces denote cierta dispersión de intenciones.

El tono de la cinta es una mezcla de humor y acción en la línea de las buddy movies, o "películas de colegas", tipo Arma letal (Lethal weapon, Richard Donner 1987) pero ambientada en el siglo XIX, por lo que los personajes hablan sin decir tacos y se tratan de usted. Robert Downey Jr. y Jude Law interpretan a Holmes y Watson respectivamente, y la química entre ellos como colegas funciona a la perfección. Ambos encarnan a sus personajes con convicción y despliegan todo su carisma de grandes estrellas en la pantalla. Igual que en 2008 se enfundó la piel de Tony Stark para Iron Man como si hubiese nacido para ese papel, Downey ha encontrado otro personaje hecho a su medida en la versión macarra y atlética del célebre detective creado por Arthur Conan Doyle. Y es que este Holmes aparte de tener una mente privilegiada también hace gala de un estado de forma física considerable y una gran destreza para la lucha, a pesar de la vida desordenada y despreocupada que lleva. El dúo protagonista está secundado por Rachel McAdams, como ladrona y amante de Holmes, y Mark Strong, en el rol del malo de la función, que aportan cierto peso en sus interpretaciones, aunque a sus respectivos personajes no se les da mucha cancha para mayor lucimiento. Concretamente Mark Strong hace del típico villano megalómano y sus frases no resultan ridículas o trilladas, como cabría esperar, lo cual es un gran mérito del actor.

El conjunto va aderezado con una partitura musical de Hans Zimmer que es sencillamente sensacional. Encaja perfectamente en el tono moderno de sus formas y al mismo tiempo clásico en su ambientación. Un mestizaje tonal complicado para dar con las notas adecuadas, pero Zimmer lo consigue.

En definitiva dos horas de metraje muy entretenidas y divertidas, cuyos puntos fuertes están en el carisma de sus protagonistas, la banda sonora y una recreación fascinante del siglo XIX londinense.
Lo mejor: El diseño de producción y la música.
Lo peor: Dispersión de intenciones del director. No le confiere un toque personal.
publicado por Ramón Ramos el 3 septiembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.