Un nostálgico recorrido por los sonidos musicales de Cuba acompañan una historia de amor bonita, pero que no engancha todo lo que debería

★★★☆☆ Buena

Chico y rita (chico y rita)

Chico es un genial pianista y compositor que vive en Cuba, y que busca sin descanso una oportunidad para hacerse famoso y ganar dinero a mansalva. Rita es una guapa y joven cantante, que trabaja en cabarets de mala muerte y vive en sitios peores. Ambos son grandes artistas, aunque todavía nadie les ha dado la oportunidad de probarlo, y entre ellos dos existe una extraña química, que les atrae pero a la vez les separa, pues no paran de hacerse daño el uno al otro. Cuando juntos ganan un concurso de radio, el éxito se dispara para ambos, sobre todo para Rita, que se acaba marchando a Estados Unidos para convertirse en una estrella de la canción y el cine. Sin embargo, Rita y Chico no pueden estar separados y algo les atrae inexorablemente; se trata de un amor que duele, pero que es necesario para vivir.

La última obra de Fernando Trueba tras la fallida El Baile de la Victoria, es una película de animación desarrollada por el cineasta español y por el dibujante Javier Mariscal, que nos ofrece unos personajes creíbles, unos bailes geniales y unos retratos de ciudades como París o Nueva York, que dejarían pasmado a cualquier pintor impresionista. Se nota el trabajo vertido para conseguir que todos los movimientos y palabras se fundan en el personaje, hasta creernos que son actores de carne y hueso esos dibujos que vemos en la pantalla. También hay otros momentos oníricos y de gran belleza, como la ensoñación de Chico, en la que hace un recorrido por diversas películas americanas de gran fama, como Casablanca. Es ahí donde se nota la mano de ese tremendo cinéfilo que es Trueba.

Este tándem nos regala unas imágenes bellas y una historia de amor casi imposible, en la que dos personajes se necesitan pero a veces, se odian sin querer. No obstante, estamos ante una historia muy típica, el mismo relato sobre el ascenso a la fama y un regodeo en lo musical que a veces cansa.

Pero entonces llega el final, cuando nos percatamos de que la historia que presenciamos es real (si no hemos leído nada antes), y se nos hace un nudo en la garganta, una vez que sabemos qué ha sido de cada personaje tras el paso de los años. Aquí, Trueba se pone sensible y nos toca la fibra, pero si todo lo demás nos ha llegado a cansar, tampoco nos vamos a quedar con un título inolvidable, sino con una bonita historia musical, que gustará a los más fans del cine de Trueba y la obra de Mariscal, que aquí alcanza límites geniales.

publicado por Mario Parra Barba el 6 febrero, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.