Piratas del caribe: en mareas misteriosas

Esta cuarta entrega de la saga de aventuras que tan buenos ratos nos ha dado resulta cuanto menos prescindible. No tenía grandes expectativas y me esperaba un buen batacazo, así que no me ha sorprendido en absoluto haber salido de la sala con un cierto desencanto.

No nos engañemos, la película no está mal como una película de aventuras para pasar un rato entretenido, pero todo el universo que se había creado alrededor de estos piratas debería aspirar a mucho más. Si no vas a hacer una película que supere o al menos iguale las anteriores, ahórratela.

La historia nos vuelve a traer a un Sparrow sin tripulación ansioso por salir a navegar y burlar la justicia. Tiene un arranque muy bueno, con mucha acción y mucho Jack que parece que favorece a crear unas buenas espectativas pero todo eso se diluye cuando la historia avanza y nos encontramos que Jack es lo único que queda de Piratas del Caribe. El hecho de que no se cuente con los principales personajes de entregas anteriores es un punto negativo pero si además los nuevos personajes no enganchan la cosa empeora. Y eso es lo que ha pasado, que el catálogo de personajes carece del carisma y del gancho que tenían aquellos Will y Elizabeth o el resto de la tripulación incluidos antagonistas. Los personajes de esta entrega se quedan cortos, superficiales y no conectan, incluyendo por supuesto a nuestra Penélope Cruz y su Angelica (no nos gusta como novia para el capitán). De hecho, las mejores escenas suceden cuando aparecen personajes que sí reconocemos como el propio Sparrow o el imprescindible Barbossa.

El tándem que forman estos dos es lo mejor que tiene esta película y nos dan los mejores momentos del metraje. Pese a ello, la presencia de Sparrow aparece apartada con el número de tramas y subtramas que se entrelazan a lo largo de la película, algunas de ellas prescindibles aunque no molestas, que hacen que parezca que el argumento va hacia tierra de nadie.

Haciendo balance podemos decir que, como siempre, lo mejor se lo lleva Johnny Deep y su gran Sparrow y la maravillosa banda sonora orquestada por el señor Zimmer, elementos que forman entre ambos la gran bandera del barco de Piratas del Caribe que por desgracia se ve empañada por querer alargar algo que estaba casi perfecto como estaba.

Lo mejor: Las escenas Sparrow-Barbossa y la gran banda sonora.
Lo peor: Los nuevos personajes que no enganchan.
publicado por Ana.de.Luis el 23 mayo, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.