Pequeñas mentiras sin importancia (les petits mouchoirs)

El grave accidente de uno de ellos es el punto de partida de esta película coral en la que un grupo de amiguetes deciden irse juntos de vacaciones, como es habitual, eludiendo así enfrentarse al dolor y la posibilidad de la muerte. Guillaume Canet, en un ejercicio de maestría, inteligencia y sensibilidad, nos ofrece una historia que transita por la senda de la comedia, bordeando todo el tiempo la tragedia para finalmente zambullirse en ella.

Algo ha cambiado en mi vida, que ha paralizado mi alma”, con la letra de esta canción que interpreta uno de los actores a la guitarra, todos los personajes realizan una autocrítica de su vida y se estremecen por lo que hay en ella que no les gusta y que ocultan a los demás.

Es una película 10: Buena historia, buenas interpretaciones, buena fotografía y una impresionante banda sonora tan excepcionalmente elegida que es una parte tan importante de la película como los propios actores, porque nada como la voz de Janis Joplin puede dotar de mayor intensidad interpretativa a una escena y nada como “My way”, cantada a ritmo de salsa, puede ilustrar mejor el llanto por la muerte y la celebración de la vida.

Te ríes, lloras y vuelves a reir. Si te gustó “Los amigos de Peter” de Kenneth Branagh y “Beautiful Girls” de Ted Demme, te encantará.

Lo mejor: Sin duda la banda sonora.
publicado por Teresa Suarez el 6 junio, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.