Sangrienta y sobrecargada de violencia gratuita, tan extrema que la sangre salpica literalmente la pantalla.

★★★☆☆ Buena

Templario

Jonathan English libra su propia batalla. Sangrienta y sobrecargada de violencia gratuita, tan extrema que la sangre salpica literalmente la pantalla. Su destemplada historia de épica ancestral y de estética digitalizada al más puro ‘300’ de Zack Snyder, no sirve nada más que para justificar unos acartonados personajes.

El templario (encarnado por James Purefoy, algo así como un Hugh Jackman sacado de Disney Channel) es una especie de William Wallace, pero con una descortesía y subordinación que rozan lo absurdo. Y ese rey llamado Juan sin Tierra encarnado por un descentrado Paul Giamatti, quién reclutó un ejército de mercenarios para eliminar a quienes habían firmado la Carta Magna que limitaba los poderes del monarca. Lo peor sin duda son sus batallas. La acción es filmada con una cámara enferma de parkinson y tambaleante que no deja apreciar con nitidez los espadazos descuartizando al enemigo. ‘Ironclad’, con ciertos altibajos narrativos, consigue recrear unos tiempos de brutalidad y oscuridad medieval.
Lo mejor: Consigue recrear unos tiempos de brutalidad y oscuridad medieval.
Lo peor: Sin duda son sus batallas.
publicado por Ángel López Gallego el 22 agosto, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.