La familia savages

Los dramas familiares me son particularmente atrayentes porque me generan una gran empatía con los personajes, si resultan bien logrados. Esto pasa con The Savages, una película de 2007 dirigida y escrita por Tamara Jenkins.

Wendy Savage (Laura Linney) y Jon Savage (Philip Seymour Hoffman) son dos hermanos que se ven forzados a cuidar a su padre -quien ya está un poco senil- después de que su esposa muere. ¿Cuál es la particularidad entonces de este suceso que puede ser tan parecido a miles en el mundo? El padre nunca cuidó ni vio a sus hijos, los abandonó. Interpetados impecablemente y de manera muy convincente por los actorazos oriundos de Estados Unidos, los hermanos atraviesan una crisis en esa etapa de sus vidas; la presencia del padre, ausente por tantos años, parecería que llega en el peor momento. Sin embargo, resulta en todo lo contrario.

Al padre lo meten a un asilo y lo visitan regularmente. Wendy se muestra más afligida que Jon por su padre; ella misma está en una situación deplorable: lleva una relación donde resulta la amante de un hombre casado y vive de los fondos del gobierno federal estadounidense para las víctimas del ataque terrorista del 11 de septiembre. Jon tampoco la pasa muy bien, su relación con una mujer polaca parece no ir a ningún lado y ella se regresa a su país, acordando ambos no casarse (lo que podría significar que la mujer se quedara en E.U.), trabaja de profesor universitario y juega el papel de hermano mayor y más fuerte (emocionalmente) con Wendy, después de no haberse visto en mucho tiempo.

Es una película que expone la tan socorrida "crisis de la mediana edad". El guión fluye con un ritmo bastante firme y seguro, por lo que la historia no aburre. La fotografía es simple, pero bien hecha, parece no tener fallas ni en el aspecto técnico ni en el aspecto argumental. No es el típico drama familiar, principalmente porque no hay familia al inicio de la película, son tres personas que llevan la misma sangre pero que, separados después de mucho tiempo, apenas formarán lazos emocionales entre ellos dentro de una convivencia muy sosegada y breve. A una hora muy tarde de sus vidas posiblemente, pero a la hora justa. Lo que podemos ver y conocer de la historia lleva a un final satisfactorio, no quisiera decir que es predecible. Es un final justo también. Un buen final para un buen desarrollo de la trama y los personajes en una buena película. 

Lo mejor: El encuentro de Wendy con el enfermero (la situación atípica y los diálogos)
Lo peor: Nada.
publicado por Andrés Ramos García el 1 septiembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.