Una película que te va atrapando poco a poco, con una atractiva e interesante historia de personajes muy definidos.

★★★★☆ Muy Buena

No es país para viejos

Los hermanos Coen vuelven a lo mejor que saben hacer, el thriller. Después de comedias de poco éxito como ‘Crueldad intolerable’ y ‘Ladykillers’, regresan a sus raíces, a ese género con el que nos sorprenderían con películas como la inquietante ‘Sangre fácil’ o la espléndida ‘Fargo’. Un género en el que los hermanos Coen se mueven como pez en el agua, aportando siempre frescura y originalidad a dicho género. Pero la película se podría definir como un western fronterizo en el que no falta el humor negro característico de los Coen.

 

Ethan Coen y Joel Coen se basan en una de las novelas más recientes de Cormac McCarthy (No Country for Old Men, 2005) y nos ofrecen un psicothriller de aspecto sobrio y violento y de intriga impostada. La ausencia de música es lo que determina la película, que permite remarcar el desabrigo del perseguido en oscuros interiores; el click de gatillo, las pisadas de unas botas tejanas o la respiración entrecortada son los elementos que utilizan los Coen para crear atmósfera. Una película que te va atrapando poco a poco, con una atractiva e interesante historia de personajes muy definidos.

 

Para el personaje de sheriff, los Coen apuestan en seguro, eligen a Tommy Lee Jones un actor que borda el papel. Para el villano, eligen a Javier Bardem, que crea un personaje tan repugnante como atrayente con una soberbia interpretación. Un psicópata depravado, frío y calculador que simboliza la maldad y la muerte, que pone los pelos de punta. Y para el personaje de cazador, eligen a Josh Brolin que está estupendo como hombre perdedor con suerte, que se encuentra un maletín con dos millones de dólares.

Lo mejor: Javier Bardem compone un personaje espeluznante.
Lo peor: Que se la pierda.
publicado por Ángel López Gallego el 12 noviembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.