Una experiencia única, divina, mágica y por encima de todo bella. Realmente bella.

★★★★☆ Muy Buena

El árbol de la vida

Si Dios creó el cielo y la tierra, Terrence Malick creó ‘El árbol de la vida’.


Lo que acabo de presenciar es una experiencia única, divina, mágica y por encima de todo bella. Realmente bella. Terrence Malick director y creador del universo, nos muestra a través de la poesía y de la pulcritud de sus imágenes la existencia humana. Sus diálogos son versos sacados del poema más bonito del mundo. Lirismo a raudales. Una extraordinaria película que nos plantea cuantiosas cuestiones, cuyas respuestas hay que buscarlas en el fondo de tu corazón. Una sinfonía visual deslumbrante en donde la partitura de Alexandre Desplat se convierte en una pieza exquisita.

 

A partir de los primeros veinte minutos, unas hermosas imágenes empiezan a fluir de manera asombrosa. La comparación con ‘2001: Una odisea del espacio’ es inevitable, con ese tratamiento espléndido de imagen y música. La historia es una representación de la vida de una familia norteamericana de clase media en los años 50. A mi parecer no es una cosa del otro mundo, pero Malick sabe cómo contárnoslo, mediante unas imágenes que inspiran poesía y expiran sentimientos, emociones y una voz en off que prevalece sobre las conversaciones entre personajes.


Le invito a que contemple semejante preciosidad. Un torrente de sensaciones y sentimientos traídos de la mano divina de Malick, quien tiene el don de emocionar y conmocionar. Su intención es compleja, pero su reflexión es fascinante e inspiradora. ¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿adónde vamos? El origen y el fin de una vida que se nos agota.

 

Una cinta única en su especie, poco recomendada para espectadores de gustos comerciales, porque se trata de un filme estimable y sugerente de poder evocativo, artístico y metafísico.

Lo mejor: Que se deje llevar.
Lo peor: Que sea sobrevalorada.
publicado por Ángel López Gallego el 19 noviembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.