Sombría, excitante, perturbadora, apasionante, intrigante cinta que reavivó el espíritu del cine negro clásico

★★★★☆ Muy Buena

Fuego en el cuerpo

Sombría, excitante, perturbadora, apasionante, intrigante cinta que reavivó el espíritu del cine negro clásico. Lawrence Kasdan debuta como director con esta magnífica historia cargada de erotismo, pasión, lujuria, locura, malicia, clara deudora de las novelas de James M. Cain. Dejando a un lado que se trata de un ejercicio de estilo tan conseguido como inteligente, consigue crear una atmósfera oscura y sofocante, en la que el sexo juega un papel preponderante pero también ambivalente. El film es bastante subidito de tono, ya que la temperatura sube hasta valores muy altos debido, no solo al contenido sexual, sino también a la calurosa época en la que está ambientada.

En la deslumbrante fotografía de Richard H. Kline existe un fuerte contraste entre las luces brillantes y las zonas en penumbra. A su vez, John Barry compone una maravillosa partitura, muy acorde con el contenido del film. El guión no da respiro, ya que gira y gira bruscamente con previsibles resultados como el asesinato del marido. Crimen pasional, ambiciones, engaños y un bochornoso calor que arropa a los personajes y que transpira toda la modélica puesta en escena de la película.

William Hurt y sobre todo la actriz Kathleen Turner desprenden sensualidad y naturalidad, a través de unos personajes tan turbios como sus sentimientos. A pesar de que Fuego en el cuerpo está brillantemente realizada, el film no aporta nada nuevo al género.
publicado por Ángel López Gallego el 28 junio, 2012

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.