The Host no es una película de monstruos, sino que critica a una sociedad ingenua y a otra no tanto. Estamos, pues, ante una película social.

★★★★★ Excelente

The host

Pues sí, con dos palabras podríamos definir la nueva película del coreano Bong Joon-Ho, director de la aclamada Memories of murder. Primero de todo, denominar a The Host como incomparable por varias razones: la prensa la comparaba con dos de las monster-movies más famosas de toda la historia, Alien (una absoluta obra maestra) y Tiburón (entretenida y nada más), y creo que dicha comparación es totalmente injusta e inexplicable, puesto que no tienen nada que ver las unas con las otras, salvo que pertenecen al especial género. Y es que el film de Joon-Ho sólo puede comprararse con el de Spielberg por la crítica social que hay metida en ambas películas (atención a la escena en que aparece el monstruo en el lago y la cara y reacción de toda la población). Por lo demás, los bichos de las tres películas no se pueden comparar en absoluto, pues son todos ellos muy distintos. Pero es que no sólo es esto, sino que The Host es extremadamente original, puesto que trata muchos temas a la vez, tiene unos personajes increíblemente dibujados y un guión atípico, ya que, por mucho que siga la estructura base, el film se va decantando por agujeros parecidos a los de las cloacas donde habita el monstruo, todos ellos siniestro, largos y con un final que no se sabe dónde acaba. Así que podríamos decir que el film es innovador, original en todos sus aspectos, espectacular (atentos a las escenas de acción más importantes), está perfectamente coordinado, tiene unos efectos especiales que merecen un Oscar y te mantiene en tensión durante todo el metraje, para al final, soltar su toque más dramático y realista. Como he dicho, The Host también es una crítica social y política, cosa que no sólo augmenta el número de géneros del film, sino que también hace que sea más interesante y bestia a la vez.

Todo en esta maravillosa película deslumbra, absolutamente todo. Lo más importante de este film es que sabe quedar bien. Me explicaré: cuando acaba una película de este tipo (bueno, me refiero sólo a las monster movies) se suelen utilizar varios tópicos en todas ellas (el bicho malo muere y todos, o excepto todos, quedan a salvo). Otra cosa es que luego resuciten cuarenta veces, como es el caso de Alien. En fin, que el film de Bong Joon-Ho no es que acabe de manera muy diferente (lo siento con el pequeño spolier, aunque era previsible), pero se nota, y mucho, que éste es diferente de todos los demás, mucho más innovador. Y esto sucede gracias a la sensibilidad con que es tratada el film. Sí, es una película siniestra y claustrofóbica, pero tiene varios de los momentos más emocionantes y tristes que se hayan visto en años. Y esto es lo que diferencia al largometraje de todas las demás monster movies, su increíble capacidad de atacar imprevistamente con escenas atípicas dentro de su aparente contexto, el de la aventura. Y es que la película más que nada, tiene un trasfondo moral y político, lo que encuentro que es más interesante de todo. The Host no es una película de monstruos. Es una película que critica a una sociedad ingenua y a otra no tanto. Estamos, pues, ante una película social.

Como decía, este es un film elegante, que sabe cómo atraer al público. Y uno de los factores más importantes que la hacen ser tan especial es, a parte de los géneros ocultos que muestra durante toda la película, su increíble guión. Apenas hay fisuras, bajones de ritmo, orinarieces, aspectos que no vienen a cuenta. Gracias a su variabilidad de géneros, tanto fantásticos, de aventuras, dramáticos, políticos como cómicos, se permite que su guión presente muchos detalles, anéctodas (¡cómo me reí con algunas escenas divertidas y deprimentes a la vez!), etc. Y claro, como todo buen guión, presenta una estructura formidable, extraña, clara y precisa. Me entusiasma especialmente ese cambio repentino de historia que se desarrolla mientras la familia desesperada de la niña la está buscando por las alcantarillas y de repente, se ve como un padre y un hijo que van desplaçándose por ahí, pues no tienen casa, y de repente, el director opta por seguir su historia hasta que un terrible suceso ocurra y se mezclen ambas historias. No hará falta decir que hay en el film muchísimas escenas espectaculares, y por ello, no destacaré ninguna a lo grande, puesto que todas son a cada cual más impresionante.

Por último, resaltar las formidables actuaciones de cada uno de los intérpretes. Todos ellos, principalmente los de la familia, hacen unas actuaciones brillantes, sin muecas raras ni acciones inútiles. Quizás sea Song Kang-ho el más expresivo de todos, y el que más aparece, puesto que es el que interpreta al padre de la niña secuestrada. Hace de su papel una estupenda creación del despiste y la valentía a la vez. Aunque no me quedaría satisfecho si no nombrara al que interpreta a su padre, Byeon Hie-bong, con un papel nostálgico y valiente, también (muy alerta con la escena en que se enfrenta al monstruo. Impresionante). Y para acabar, también he de nombrar a la niña secuestrada, la cual hace una acutación soberbia, digna de un alto reconocimiento, a la altura de Dakota, Ivana, Haley o Freddie. Su papel es fuerte, pero sobretodo, inteligente.

Una maravillosa película, rara, quasi perfecta, entretenidísima, imprevisible y espectacular. La recomendaría especialmente a aquellos que buscan algo nuevo y saben que no se trata ni de Alien ni de Tiburón, que se trata de The Host.
Lo mejor: La capacidad de immaginación que tiene Joon-ho a la hora de desarrollar algunas escenas, por no dejar de banda el maravilloso guión.
Lo peor: Es demasiado peculiar para un público que busca una nueva monster movie.
publicado por Ramón Balcells el 15 marzo, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.