M de Monstruo, M de Macguffin, M de Mentira. No termino de entender muy bien el impacto de crítica y público de un film que no le llega a la altura de los zapatos a las mejores muestras del género fantástico.

★★☆☆☆ Mediocre

The host

Decía Alfred Hitchcock que si empiezas a lo grande, con un gran Boom!!!, el público no se levantará de la butaca y les tendrás durante todo el metraje mirando la pantalla.

Bien, Joon-ho Bong ha hecho exactamente eso: un gran Boom!!! y después… después una sucesión de sandeces sobre una familia disfuncional (y van…) y de todo menos una monster-movie.

No termino de entender muy bien el impacto de crítica y público de un film que no le llega a la altura de los zapatos a las mejores muestras del género fantástico más reciente, sea The Descent, sea Las colinas tienen ojos o sea el cine de Rob Zombie.

Y no me vale el «es que no es una peli de monstruos al uso» porque en la portada, entre otras perlas, aparece «la mejor película de monstruos de la historia o primero fue Tiburón y luego Alien». A ver. Tiburón y Alien son dos de las mejores pelis de terror de la Historia del Cine y The Host, para empezar, no juega en la misma liga. Esto es humor del absurdo, que me parece muy apropiado para una peli sobre una vendedora de cerillas, pero no para una peli con monstruo.

Especifico: sí puede haber humor (debe haberlo, las pelis de monstruos tienen que ser, ante todo, divertidas) en este tipo de pelis, pero es que a lo mejor no entiendo el humor amarillo, no lo sé.
Ah, el monstruo, por cierto, parece no existir para el resto de personajes, más preocupados del virus (otro Macguffin) o de la familia contaminada.

Dejo para el final el final, con muertes aleatorias para los presentes en el momento del humo amarillo.
¿Tanta brasa para cómo termina la movida? Tuve más miedo viendo a Rosa de España en Manos a la obra.
Lo mejor: Los primeros 25 minutos.
Lo peor: El resto.
publicado por Kiko de España el 22 febrero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.