La despedida de un grande del cine.

★★★★☆ Muy Buena

La Mula

Clint Eastwood es posiblemente uno de los pocos autores clásicos que aún viven. Su cine destila ese estilo inconfundible deudor de un maestro de la talla de Howard Hawks, que sentó las bases con cada uno de sus clásicos cuando el celuloide aún se estaba perfilando con la llegada del sonoro. Su ritmo pausado, y el retrato que realiza a los antihéroes anónimos, son santo y seña de su estilo inconfundible. Es un director formidable, que con el paso de los años ha ido madurando su cine de forma exquisita, al igual que envejecen los mejores vinos; sin embargo, lleva unos cuantos años en el que ha simplificado las formas de concebir su obra cinematográfica. Debo de suponer que sea por su edad, estamos hablando de que Eastwood está al borde de las noventa primaveras; sin duda algo envidiable dada su fortaleza y solvencia con la que se maneja tanto detrás como delante de las cámaras (muchos ya querrían llegar así a esas edades). Como bien se sabe, Eastwood quiso despedirse como actor con las espadas en todo lo alto, en el notable filme «Gran Torino», allá por el 2008; no obstante, cuatro años más tarde apareció en la simpática cinta «Golpe de efecto» (Trouble with the Curve, 2012), para hacerle un flaco favor a su amigo y compañero de fatigas Robert Lorenz. Entonces se ve que al bueno de Clint se le quedó una especie de espinita clavada, por eso pienso que ha querido volver a despedirse de la actuación con uno de sus papeles preferidos; aquel antihéroe huraño y entrañable a partes iguales que en el ocaso de su vida busca la redención. Quizás se le pueda echar en cara que el guión con el que parte «Mula» sea demasiado sencillo; inspirado por otra parte en el artículo escrito por el periodista Nick Schenk, centrado en la historia real de Leo Sharp, un veterano de la guerra de Corea que a sus casi noventa años se convirtió en traficante de drogas del Cártel de Sinaloa. También se puede comentar que desaprovecha el talento de grandes actores como Andy García o Lawrence Fishburne, los cuales su presencia es casi testimonial. Al igual que se le puede achacar que abusa un poco del melodrama empalagoso en el último tercio del filme. Pero no lo voy a hacer, se lo perdono porque estamos ante la despedida de un actor extraordinario. Un auténtico clásico del cine con mayúsculas. Él es, sin lugar a dudas, un tipo duro. Su sola presencia justifica ya de por sí la película (cualquier película, mejor dicho). Porque él ha sido el sargento de artillería Highway, así como el corrosivo y violento policía Harry ‘el sucio’, también el ajado pistolero William Munny, de la misma manera que el ex-boxeador y entrenador Frankie Dunn… y un largo etcétera. A él no le hace falta pasarse horas en el gimnasio, ni hincharse los músculos a esteroides, ni tampoco ningún tipo de máscara o artificio. Clint solamente posee una lengua afilada como pocas, repleta de palabras malsonantes y también con un poquito de sentido del humor; y además, con fruncir el ceño como solamente él sabe hacerlo y penetrarte con su profunda mirada tiene bastante. De hecho su nombre artístico ya es toda una declaración de intenciones, porque Clint significa hombre viril, activo y emprendedor. Clint Eastwood es un tipo duro de los de siempre, de los de toda la vida… y con su sola presencia ya llena cualquier cámara cinematográfica que se precie… y eso queridos amigos es mucho (muchísimo diría yo), y más a sabiendas de que posiblemente estemos ante su última película. La última en la que tengamos el honor de disfrutar de su enorme talento interpretativo y su imponente presencia. Y solo con eso, me vale.
Lo mejor: La presencia de un grande como CLINT EASTWOOD, en la que posiblemente sea su retirada de la interpretación, y el sentido del humor gamberro del que hace gala en la mayor parte del filme.
Lo peor: El melodrama en su parte final (en el cual deja de lado ese sentido del humor que funcionaba a las mil maravillas).
publicado por Oscar Vela Peris el 16 septiembre, 2019
también incluída en el especial Cine con mayúsculas

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.