Tenet

La reputación de un director se forja poco a poco, esto es, película a película, y en cada nuevo estreno hay una mezcla de sensaciones en nosotros espectadores, receptores del arte de los creativos que, previo pago de una entrada cada vez más cara, contribuímos a que la industria cinematográfica no se hunda pese al ministro de cultura.


Tenet es la nueva película de Christopher Nolan, un director cuyo prestigio forjado con excelsas obras como Interestelar, El caballero Oscuro o Dunkerque convertía nuestras ganas en ansia. Y el resultado es muy bueno porque ha vuelto a hacer un gran trabajo que, sin estar a la altura de sus mejores títulos, entretiene, asombra y sorprende a la vez que decepciona. Y aquí está el equilibrio de la producción, en que sorprende con unas escenas alucinantes atravesadas por esa inversión entrópica que se cuenta desde dos puntos de vistas temporales, o vivenciales o… hay que verla para saber de qué estoy hablando, y decepciona al tirar de unos tópicos propios del género de los que podría haber prescindido sin restarle calidad.
He vuelto al cine después de casi siete meses y allí sentado, con la sala vacía y casi todo el celuloide para mi, deseo que no desaparezca nunca y que las crisis mundiales dejen el foco en las salas y no lo lleven, en exclusividad, a los salones de las casas, donde también nos gusta ver cine.

Yo pago lo que haga falta.

Lo mejor: Las escenas de inversión temporal.
Lo peor: Tópicos manidos, chirriantes e innecesarios.
publicado por Antonio Carralón el 10 septiembre, 2020

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.